Enviar
Control cambiario de Chávez genera más que filas

Todos los días laborables, Ricardo Matamoros se levanta antes de que amanezca, viaja hasta una filial del Banco Mercantil en Caracas y se pone en la cola para tratar de comprar dólares del banco central. Es un esfuerzo fútil, dice.
“No han aprobado ni una sola de mis solicitudes en 45 días”, dijo Matamoros, de 51 años, presidente de una productora de cine, mientras estaba parado frente al banco el 7 de febrero. “Veamos si hoy se da ya que soy el segundo en la cola”.
Transcurridos nueve meses desde que el presidente Hugo Chávez tomó el control del mercado cambiario para frenar la fuga de capitales y combatir la inflación, el dólar estadounidense se está volviendo escaso en Venezuela. Empresas como Kellogg Co. y Pernod Ricard SA han reducido las importaciones desde que el banco central introdujo un sistema de operaciones cambiarias que limita las compras a $50 mil diarios.
El racionamiento podría llevar a Chávez a devaluar más el bolívar, dijo Alberto Ramos, economista senior en el área de América Latina de Goldman Sachs Group Inc. de Nueva York. Chávez devaluó la moneda dos veces en los últimos 13 meses, lo cual llevó la inflación a un máximo en cinco meses de 28,5% en enero.
“Es indudable que este régimen cambiario es disfuncional”, dijo Ramos en una entrevista telefónica.
El gobierno fijó dos tipos de cambio. Las empresas pueden pagar 5,3 bolívares en el mercado de divisas del banco central, conocido como Sitme, o el cambio oficial de 4,3 bolívares en la Comisión estatal de Administración de Divisas, llamada Cadivi. Debido al racionamiento al cambio oficial, el bolívar opera a más de 8 por dólar en el mercado negro.
En el mercado del banco central, la oferta de dólares cayó un 26% este año hasta $28 millones diarios, frenando el comercio en el país productor de petróleo más grande de Sudamérica. Ramos, de Goldman, dijo que Venezuela podría devaluar el cambio Sitme a 6 por dólar este año.
Pese a haber recibido alrededor de $55 mil millones de las exportaciones de petróleo en 2010, según estimaciones de Barclays Capital, Chávez está racionando la venta de dólares para las importaciones y las asignaciones para los venezolanos que viajan al exterior como parte de los controles de divisas destinados a proteger las reservas internacionales. Las reservas cayeron un 18% desde el comienzo de 2010.
Las importaciones privadas se desplomaron un 22% el año pasado hasta septiembre, según los datos más recientes disponibles, en la medida que las empresas afrontan dificultades para conseguir dólares destinados a comprar mercaderías que no son consideradas esenciales, como autos, bebidas alcohólicas o artículos de electrónica. Las importaciones totales cayeron a $38 mil millones el año pasado desde un máximo de $49.500 millones en 2008.
Los volúmenes operados en dólares se ubican por debajo del rango de los $30 millones a $40 millones que el director del banco central Armando León dijo que se vendería.

Caracas / Bloomberg
Ver comentarios