Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Control a compraventas y casas de empeños

| Sábado 19 julio, 2014



Muchas normas ineficientes o que no se cumplen hasta generaron un dicho popular “hecha la ley, hecha la trampa”. Es hora de cambiar la historia para que sea: “hecha la ley, esta se cumple”


Control a compraventas y casas de empeños

El mercado de las compraventas y el empeño de objetos, es uno de tantos asuntos que funcionan mal pero no han sido atendidos debidamente por anteriores gobiernos. Aunque la mayoría sean legales, por falta de los debidos controles se han introducido algunas que promueven la delincuencia.
La presente administración actúa ahora y lo hace mediante un proyecto de ley que propone el Ministerio de Seguridad y que, entre otras cosas, impondría un horario al funcionamiento de este tipo de negocios en donde además pasaría a ser obligatorio identificar a quienes empeñan objetos, entre otros requisitos.
Como sabemos, la iniciativa podría, además de dar mayor confianza y seguridad al consumidor, servir para la lucha contra el tráfico de mercadería robada y su receptación.
Regular esta actividad comercial es una vieja necesidad que, al igual que muchos otros problemas heredados le corresponde ahora al Gobierno enfrentar, a pesar de que, simultáneamente, debe dedicar tiempo y esfuerzo a la búsqueda de soluciones a los grandes problemas nacionales.
Es interesante ver que, de acuerdo con la propuesta, corresponderá a los gobiernos locales supervisar el correcto funcionamiento de los establecimientos en cuestión, contando para ello con la colaboración de las diferentes policías.
Lo decimos porque consideramos que las autoridades municipales deben ir asumiendo una serie de controles y responsabilidades en sus áreas de acción, de lo cual a su vez deberían rendir cuentas cada tres meses a los costarricenses. Recordemos que en 2016 deberemos elegir nuevamente a estas autoridades que son las que tienen posibilidad de observar más de cerca lo que está ocurriendo en su comunidad.
Por otra parte, en el caso de las compraventas, al igual que en otro tipo de actividades que deben ser supervisadas, deberían utilizarse las modernas herramientas que brinda hoy la tecnología, para comenzar a transparentarlas.
Costa Rica tiene una gran necesidad de controles y de transparencia para que pueda progresar.
La nueva ley para regular el negocio y las operaciones en las casas de compraventa y de empeño, debería incluir este requisito y todo lo que coadyuve a su eficacia.
No queremos que dentro de algún tiempo deban hacerse modificaciones a dicha ley porque quedaron resquicios por donde es posible burlarla.
Lo anterior ha sido parte de la historia de muchas normas sin controles eficientes que hasta generaron un dicho popular “hecha la ley, hecha la trampa”. Es hora de cambiar la historia para que sea: “hecha la ley, esta se cumple”.