¿Continuarán divergencias de 2015 el próximo año?
Enviar

Puede que 2016 económicamente hablando se parezca mucho a 2015 principalmente en el primer trimestre.

Veremos volatilidades en mercados internacionales, China con devaluación, euro perdiendo poco a poco espacio ante el dólar, la Reserva
Federal evaluando el momento para subir más las tasas, el precio del petróleo manteniéndose bajo.

Mientras tanto en el país, las tasas de interés en colones permanecerán con una tendencia a la baja, esto mientras Hacienda no empiece a presionar los mercados por la necesidad de dinero para financiar el déficit.

El tipo de cambio se mantendrá poco volátil, especialmente porque es un objetivo claro de la administración del Banco Central.

La inflación no tendrá por qué subir, no por lo menos en el corto plazo, y mientras los precios de los combustibles sigan cayendo y la factura petrolera baje.

Este 2015 ha sido uno de los años más volátiles en los mercados internacionales: los precios de las materias primas se desplomaron, los índices accionarios a nivel mundial presentaron la corrección más grande desde 2011 y China sorprendió a los mercados con una devaluación de su moneda, la cual, aunque pequeña, significó mucho para los inversionistas, explica Pulso Bursátil, de Grupo Financiero Aldesa.

Detrás de varios de esos eventos se encuentra la divergencia que presentan los bancos centrales a nivel mundial, y es que, desde la crisis de 2008, estas entidades mantuvieron una misma dirección hasta 2015, cuando la Reserva Federal, el banco central estadounidense, se apartó del grupo y decidió hacer la esperada subida en su tasa de política monetaria.

A pesar de que la divergencia se concretó hasta el mes de diciembre, con el Banco Central Europeo bajando tasas y la Fed subiéndolas, la expectativa de este movimiento impulsó al dólar durante todo el año, lo que generó mayor presión sobre las materias primas y devaluó las monedas de economías emergentes.

“Esperamos que la tónica de 2016 sea similar, la Fed continuará evaluando el momento oportuno para hacer la siguiente subida (podría ser en marzo), mientras que el resto de bancos centrales mantendrán sus políticas bastante laxas”, indican los analistas de Aldesa.

Esto no debería generar los movimientos que vimos en 2015, aunque la volatilidad se mantendrá en los mercados a medida que se ajustan a la consolidación de dicha divergencia.

En lo nacional, es más difícil evaluar el escenario, sin tener una bola de cristal que les ayude a los analistas a entender cuál será la estrategia del gobierno para financiar el déficit.

Mientras se siga con un escenario parecido al de los últimos cuatro años, el país tendría presiones parecidas, a las que pasaron con los eurobonos.

Pero si el plan es financiarse a lo interno, las presiones serían grandes tanto en tasas de interés como en inflación.

201512301955060.rec10.jpg



Ver comentarios