Enviar
Continúa el sueño de Eduardo
Las duras críticas las toma para mejorar, conozca un poco más sobre la experiencia de Aguirre en el reality show

Gabriela Morúa
[email protected]

El finalista nacional de Latin American Idol, Eduardo Aguirre, de tan solo 19 años, proveniente de Esparza, habló con Magazine después de haber pasado otra eliminatoria. Ahora se encuentra entre los top 6 y se prepara para otra semana de concierto, motivado y contento.

Un buen susto se llevó el jueves de eliminación, ¿qué pasaba por su mente?
Agarré mi rosario, pensé y le pedí a Dios que me dejara un rato más. Cuando llamó a Sara no sabía cómo reaccionar; pero estoy contento y agradecido con la gente.

¿Qué piensa de la eliminación del mexicano?
Terminé algo molesto porque no me parecía que Rolas se fuera porque, como lo dije y es la pura realidad: es el único que tiene ángel para estar en el escenario, solito lo descubrió y todos debemos aprender de él. Hay que encontrar ese ángel y que Rolando ya lo traía, pero ni modo, Dios sabe por qué hace las cosas y yo estoy muy agradecido y puedo hablar con mi familia.

¿Qué piensa sobre los comentarios que le hace el jurado Oscar Mediavilla?
Orgulloso por llevar las bandera de Costa Rica. Las críticas me ayudan a crecer y aprender de las críticas. Ya cometí los errores que tenía que cometer en el programa en el que participé en Costa Rica, de ahí conversé para madurar un poco y venir más confiado.
Como dice Mediavilla, que no cree nada mío, pero si usted ve a la gente que dice que lo quiere, le sonríen, “mucha suerte” y así; gente que lo apoya no solo tica sino extranjera y que me digan “pura vida”. Y entonces cuesta mucho no sonreír porque se siente lindo, se siente rico.
Saber que estoy muy votado, que mi mama me dice que me apoyan y los eventos que hacen. Yo solo quiero que me vean que me esfuerzo, no soy una persona adinerada, ni soy Luis Miguel, pero sí quiero que la gente crea en mí.

¿Qué piensa hacer para que le crea?
Los comentarios de él los tomo por el lado bueno, son para ayudarme a crecer y tener más concentración, pero no quiero meterme solo en la canción sino llegarle a la gente; si veo que en las casas y el lugar sonríen, eso me hace pensar que les hago sentir.

La próxima semana es el concierto de reggaetón, ¿cómo se está preparando?
Con el reggaetón voy a hacer algo que creo que Costa Rica se va a ir de espaldas. Sí, porque me voy a arriesgar a hacer algo que no tengo confirmado, solo lo he pensado, pero es un riesgo que quiero correr.
Es un reggaetón medio movido y suave a la vez, habla del amor, la pieza es justa para que yo la cante. No puedo decir quién la interpreta porque entonces se dan cuenta de quién es (risas). Es un artista panameño, para que piensen.
Como le digo, para estas etapas es un reggaetón romántico, lindo, el artista es centroamericano y soy el único que continúa aquí. No soy fanático al 100% de este género pero la canción sí me gusta.

¿Qué extraña más de Costa Rica?
Extraño la comida, las mujeres y mi familia sobre todo, o sea es que aquí no es lo mismo, como poder llamar a fulanito para ir a la casa o para salir. Acá me tiene, con comida especial, tenemos días especiales para salir, hoy me vino a ver el doctor en la mañana porque estaba un poquillo resfriado. Gracias a Dios estoy en la época de primavera; en cambio cuando María estuvo era invierno, aunque la primavera es 9-10 grados.

¿Qué es lo que más ha aprendido del show?
He aprendido a conectarme más con el público, uno tiene que ser de y para la gente. Son las personas quienes nos dan de comer el día de mañana y es satisfactorio cuando uno canta y lo defienden; cuando nos critican, ver las camionetas en que nos sigue la gente.
He aprendido también a escuchar los consejos, de Luis Darta, uno de los vocal coach. Sebastian Mellino que es lo mismo, demasiado apoyo, han trabajado con David Bisbal, Christian Castro, Ricardo Arjona.

¿Cuál de sus compañeros siente como su mayor competencia?
Todos son competencia, pero tal vez un poco más Rubén y Martha, son los más difíciles.

¿Cómo maneja los nervios?
Para los nervios rezo, les pido a mi abuelito y a Dios y le digo que El sabrá por qué estoy aquí, hasta dónde tengo que llegar, si me tengo que ir o no, que El siempre da y nunca nos quita. No estoy solo aquí y sigo entre los más votados; hay gente que viene con banderas de Costa Rica y se siente bien el apoyo, hasta en México mi ex manager me está apoyando.


Ver comentarios