Enviar
Consumo de drogas incrementa inseguridad ciudadana

Pablo Mora
[email protected]

El principal problema que aqueja a la sociedad costarricense, la inseguridad ciudadana, tiene en el consumo de drogas su principal fuente de alimento.
Ese factor se ve reflejado en siete de diez cantones como la principal causa de criminalidad, de acuerdo con un diagnóstico que abarcó el Area Metropolitana, Pacífico Central y Sur y el Caribe.
A los estupefacientes se les suman los robos y hurtos entre las causas de crímenes y delincuencia, motivos por los cuales ocho de cada diez costarricenses afirman que el país es “nada” o “poco” seguro, según la Encuesta Nacional de Inseguridad Ciudadana.
El estudio, realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y los ministerios de Justicia y de Seguridad también consideró los retos de cada cantón en la prevención de la violencia y las soluciones que requieren.
Algunas regiones muestran problemas sociales muy particulares como consecuencia de los vicios que les aquejan. Tal es el caso de Alajuelita y Aguirre, comunidades donde la violencia intrafamiliar es el principal dolor de cabeza.
Limón resalta por el alto número de homicidios perpetrados y la alta cantidad de armas de fuego que manejan particulares.
La agresión física y violencia con armas de fuego y blanca fueron los lunares detectados en Goicoechea. Los josefinos, por su parte, atribuyen al consumo de alcohol y drogas la creciente violencia.
En las zonas costeras, la mayor preocupación se centra en la prostitución y explotación sexual infantil, como es el caso de Garabito, concretamente en Herradura, Jacó y Playa Hermosa.
Igual lamento plantearon los limonenses, aunque en esa región reconocen que el problema se presenta solo en temporada de cruceros o al producirse el atraque de barcos mercantes.
Todos esos indicadores tienen a su vez factores que facilitan una mayor ola de violencia. Por ejemplo, los propios habitantes de los cantones analizados señalaron el faltante de áreas y actividades de recreación, lo cual es causa de exclusión social, variable que siempre se asocia a mayor inseguridad ciudadana.
“Los años en que aumenta el coeficiente de Gini (estadística que mide la desigualdad social en un territorio), aumenta también la inseguridad ciudadana. Y la exclusión no solo es algo económico, también se presenta cuando faltan las oportunidades de empleo y educación para los jóvenes”, manifestó Lara Blanco, representante residente auxiliar del PNUD.
Además, el descontrol en la concesión de patentes de licores a bares y de negocios con máquinas tragamonedas por parte de las municipalidades, es otra de las circunstancias criticadas por los vecinos de los cantones estudiados, por lo que urge tener un control adecuado para evitar que estos establecimientos se conviertan en centros delictivos, señaló la experta.
La planificación urbana y los espacios públicos agradables también llevan su cuota en esta lista de soluciones para crear entornos seguros. De acuerdo con ese mismo informe, los espacios deshabitados en lugares céntricos se tornan silenciosos y oscuros, lo cual ofrece guaridas para delincuentes.
Ver comentarios