Enviar
• Cambios en su empresa pueden ser la clave del éxito
Consumidores pesimistas bajarían ventas navideñas
• Prepárese para un frío diciembre

Los consumidores no solo sienten que su vida es más cara hoy, sino que en el futuro empeorará. Esta insatisfacción bajaría las ventas esperadas para la época navideña, por lo que los empresarios deberían empezarse a preparar.
Desde hace dos años el índice de confianza del consumidor está cayendo. Esta medición realizada mediante una encuesta trimestral por la Universidad de Costa Rica (UCR) mostró que el 44% de los consumidores piensa que económicamente están peor que hace un año, esa cifra era del 38% en agosto de 2011.
Con lo que respecta a compras de artículos como del hogar hace un año el 38% de los encuestados creía que eran malos tiempos para adquirirlos, hoy ese porcentaje aumento al 42%. Además, la mitad de los encuestados opina que no es buen momento para comprar bienes duraderos como casa o carro.
Respecto al futuro, dos terceras partes consideran que la gasolina subirá, y la confianza en la política económica del gobierno ha estancado las expectativas de reducción de pobreza y desempleo.
“Desde el gobierno de Abel Pacheco no había tanta gente que pensara que el desempeño del ejecutivo fuera tan pobre”, detalla Edgar Gutiérrez, estadístico de la UCR.
Otro rubro que afecta las expectativas son las altas tasas de interés actuales donde los consumidores no ven la luz al final del túnel y han desmejorado su condición crediticia, lo que puede afectarles a la hora de decidir comprar.
“Los datos que tiene el Ministerio de Economía sobre endeudamiento son terribles”, explica Jhonny Madrigal, investigador que dirigió la encuesta.
Esta percepción negativa del futuro podría enfriar las ventas de la época navideña, que aunque muestra un pico de crecimiento todos los años, evidencia una tendencia a la baja.
Ante tal panorama las empresas deben tomar ciertas acciones, dado que una baja en el consumo significa irremediablemente una baja en los ingresos de las empresas.
Algunas medidas serían no comprar más inventario de lo necesario para no quedar atorados con existencias que no podrán vender. Para lo anterior conocer su clientela es vital, junto con lo que ofrece la competencia.
Mantener una buena parte del capital de trabajo en instrumentos muy líquidos como fondos de inversión de mercado de dinero, cuentas corrientes o a la vista, funciona como un seguro, dado que si hay contracción en consumo, también lo podría haber en crédito. Tener de dónde obtener liquidez cuando hace falta, o es muy caro, es una ventaja competitiva también.
Trate de no hacer gastos de capital. Ante un escenario de desconfianza, invertir mucho en su empresa podría ser una mala decisión si no logra las ventas necesarias para recuperar la inversión.
No vea todo lo anterior como negativo. Hacer promociones, descuentos y premiar la lealtad de sus clientes puede darles ese empujón extra necesario para que las ventas navideñas calienten.





Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios