Enviar
Construir nueva vida

La comunidad La Carpio, de forma silenciosa pero efectiva, evoluciona, según un amplio reportaje que aparece en LA REPUBLICA hoy, hacia un conglomerado de barrios en los cuales pueda haber cada vez menos delincuentes y actos criminales y más espíritu emprendedor y solidaridad capaces de construir una nueva realidad física y cultural.
A partir de lo que detalla este amplio informe, que atisba en una serie de fenómenos protagonizados por la mayoría de los habitantes de La Carpio, estos han reaccionado de la mejor forma en un afán de salir adelante en medio de una de las zonas marginales de San José.
¿Cuál fue el o los estímulos y motivaciones que los llevaron a esto? ¿Qué hace la diferencia con otros barrios, condominios o conjuntos habitacionales que no accionan de esta forma, organizada, solidaria y altruista, sino que más bien crecen en conflictos sin resolver?
Pareciera que puede haber varias circunstancias concluyentes. Por un lado, la falta de planificación urbana al servicio de una mejor calidad de vida para las personas no coadyuvó a la generación de barrios con seguridad y espacios para el encuentro y comunicación de sus habitantes.
Por otra parte, la mira de muchas personas puesta en adquirir una propiedad en un lugar, o condominio (para paliar un poco la falta de seguridad) con una plusvalía que garantizara el acierto de la inversión, aunque esta fuera para vivienda, llevó a la gente a vivir a lugares alejados de su sitio de origen perdiéndose el contacto con vecinos, centros de recreación, iglesia y otros, algo que no renace en el nuevo domicilio en donde no se conoce a nadie y cada quien vive el corre corre cotidiano como mejor puede sin preocuparse por nada más. Estas personas generalmente esperan que alguien, gobiernos o empleados a su servicio, solucione cualquier problema.
La situación en La Carpio, en cambio, es la de un numeroso conglomerado humano que se vio bastante abandonado a su suerte, compartiendo graves problemas comunes y sin más alternativas que emprender su propia reconversión. Su fórmula, sin embargo, está dando demostraciones de ser muy efectiva y pareciera que merece ser estudiada y apoyada.
Ver comentarios