Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



NACIONALES


Constructores reclaman baja en hierro y acero

Redacción La República [email protected] | Miércoles 24 junio, 2009



Empresarios buscan aminorar carga en impuestos a la importación
Constructores reclaman baja en hierro y acero
Ambos insumos representan el 30% del costo total en la edificación de una vivienda

Por cada varilla que se compra en el país un 32,4% que se paga corresponde a impuestos. Este y otros materiales a base de hierro y acero cuentan con un arancel que hace que la importación se convierta en un negocio costoso.
Lo anterior ocurre pese a que en el país existe un uso intensivo de este insumo.
Prueba de ello es que el 30% del presupuesto que se invierte para la construcción de una vivienda se destina a la adquisición de dichos productos.
Por ejemplo, construir una casa de 60 metros cuadrados requiere unas 298 varillas. Asimismo, el 70% de las construcciones que se levantan en el país corresponde a viviendas.
Ante la fuerte demanda en la compra de estos insumos y su alto importe dentro del presupuesto, la Cámara Costarricense de la Construcción presentó ante el Ministerio de Comercio Exterior una propuesta en el marco del Acuerdo con la Unión Europea. Si esta prospera se lograría desgravarlos.
En Costa Rica el arancel de importación de estos materiales, que alcanza el 14%, surgió como un impuesto proteccionista al productor nacional, no así al consumidor final.
Sin embargo, en el país ya no existen firmas locales que se encarguen de fabricar dichos productos. Laminadora Costarricense y Trefilería Colima que fue propiedad del Grupo Pujol, pasaron a manos de la brasileña Arcelor, la cual fue adquirida a nivel mundial por Mittal Steel, firma más grande del mundo de acero, propiedad de Laksmi Mittal, el quinto hombre más rico de
l mundo.
Sobre el tema se consultó a ArcelorMittal sin embargo, su vocera de prensa indicó que por políticas internas no se referirán al tema.
De lograrse la eliminación o la rebaja en los aranceles de importación se permitiría una mayor competitividad y se generaría un impacto positivo para aquellas familias que requi
eran construir, comentó Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción
Hasta el momento, este grupo de productos se mantiene en una categoría especial, con lo que quedarían excluidos de la desgravación.
La iniciativa de solicitar el estudio de este grupo de insumos también fue presentada por parte del resto de los países centroamericanos.

Karen Retana
[email protected]