Enviar
En dos meses se anunciaría en dónde se reubicarían sus empleados y sobre cuáles instancias recaerían sus funciones
Consejo Nacional de Producción queda al filo de cierre
> Diputados y empresarios aducen que entidad perdió su norte, pero apelan a reestructuración en vez de clausura
> Condonación de deudas regiría solo para campesinos con créditos menores a ¢1,5 millones


Las anomalías en el plan que pretendía perdonar sus deudas a agricultores no solo acarrearían la renuncia de José Miguel Carrillo, gerente general del Consejo Nacional de Producción (CNP), sino además el eventual cierre de esta instancia.
En los próximos dos meses el Ministerio de Agricultura anunciará una reestructuración del sector agrícola del país, en la cual se analizará sobre cuáles instancias delegar las funciones del CNP y dónde ubicar a sus funcionarios con el fin de cerrar esta institución.
La decisión se tomó tras los cuestionamientos que pesan sobre la entidad desde la semana anterior, cuando LA REPUBLICA dio a conocer que entre los beneficiarios de la condonación de deudas que se impulsaba en el Congreso existen empresarios, políticos y ex presidentes de entidades bancarias que no se ajustan al perfil del pequeño y mediano agricultor, que se quería beneficiar con esta ley.
El CNP fue la entidad encargada de recolectar los beneficiarios entre todas sus sedes regionales y presentar la nómina al Congreso, de los desaparecidos programas de Fideicomiso Agropecuario (Fidagro) y Fondo de Reconversión Productiva.
El anuncio del eventual cierre fue confirmado por Javier Flores, ministro de Agricultura y Ganadería; la advertencia generó diversas reacciones en medio del ambiente político y empresarial del país.
Si bien los productores nacionales reconocen que la entidad “perdió su norte”, apuntan que no se debe dar un cierre total.
“Es lo único que queda, porque a la Banca de Desarrollo no se puede acceder, se debe fortalecer la entidad y más bien reestructurarla en vez de cerrarla del todo”, comentó Eliécer Araya, empresario del sector melonero del país.
De igual modo Eduardo Rojas, presidente de la Cámara de Productores de Arroz, apuntó a una reestructuración de la institución.
“Sería lamentable, pero en caso de que se dé el cierre definitivo el Gobierno debería asignar en una instancia sólida sus funciones, o bien crear un nuevo organismo con sus funciones”, aseguró Rojas.
Desde el Congreso Jorge Eduardo Sánchez, jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana, también apeló a la reestructuración, en la cual a la entidad se le otorguen funciones de capacitación y mercadeo para el sector productivo nacional.
Entre tanto, ayer el Consejo de Gobierno acordó solicitar a los diputados que se perdonen únicamente las deudas de Fidagro, las cuales son menores a ¢1,5 millones cada una.
De darse solamente esta condonación los beneficiarios del plan de Reconversión Productiva quedarían por fuera del perdón de sus obligaciones.
Este plan incluye la mayoría de deudas que inicialmente aprobaron los diputados en primer debate a mediados de la semana pasada y cuyo segundo debate se truncó tras la investigación de este medio.
Ayer por la mañana Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia, confirmó que el Gobierno encomendó a Javier Flores abrir una investigación de por qué no hubo suficiente información sobre los beneficiarios.
Los diputados analizarán en los próximos 15 días la lista completa de los beneficiarios para decidir quienes finalmente se harán acreedores de la condonación.


Carlos J. Mora *
[email protected]
*Colaboró la periodista Natasha Cambronero
Ver comentarios