Enviar
Presupuesto para este año todavía no se ha girado
Consejo de Producción con el agua hasta el cuello


Natasha Cambronero
[email protected]


Pese a las intenciones de revivir al Consejo Nacional de la Producción (CNP), los esfuerzos parecen más bien indicar que esta entidad está más cerca de la muerte que de la vida.
Al año solo le resta poco más de cuatro meses y todavía el CNP no cuenta con el presupuesto correspondiente para 2009, lo que ha ocasionado que la institución esté —literalmente— raspando las ollas para ver de donde saca dinero para pagar los gastos operativos.
Desde enero pasado, el Instituto de Desarrollo Agrario (IDA), el Servicio Fitosanitario del Estado y el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) debían girar parte de su superávit, pero no lo han hecho.
Este año el IDA tuvo ganancias por ¢29.284 millones, de los cuales debió destinar el 10% al CNP, es decir ¢2.928 millones.
Mientras que Senasa y el Servicio Fitosanitario debieron otorgar ¢2.824 millones correspondientes al 20% de su superávit, según datos de la Contraloría. En total las tres entidades adeudan casi ¢6 mil millones.
El hecho de no haber efectuado el deposito se debe a que las instituciones no han llegado a un acuerdo sobre qué monto tienen que pagar.
“Desde enero empezamos las gestiones, pero topamos con problemas, primero porque la ley no fue tan clara como debía ser y segundo porque a la gente no le gusta dar su dinero y así hemos venido mes a mes”, dijo Luis Guillermo Vargas, presidente ejecutivo del CNP.
Ante las discrepancias, el Consejo de la Producción traspasó el tema al órgano contralor el 25 de junio.
“En su momento nos han ofrecido una cantidad pero no hemos estado de acuerdo, ellos saben que tienen que darnos el dinero, pero para nosotros el monto es según el superávit libre que reporta la Contraloría; para ellos el monto es menor”, añadió Vargas.
En este sentido, Senasa argumentó que ellos depositaron la cantidad que les correspondía desde febrero, la cual rondaba los ¢10 millones.
Se intentó conocer la posición de Carlos Bolaños, presidente ejecutivo del IDA; no obstante, prefirió no referirse sobre el tema hasta no conocer la resolución de la Contraloría.
Mientras que Gabriela Zúñiga, directora del Servicio Fitosanitario, no devolvió las llamadas a este medio al cierre de la edición.

Ver comentarios