Consagrado Xi Jinping como líder de China
"Lucharemos para hacer realidad el deseo de la gente de una vida mejor", dijo Xi Jinping al aceptar el más alto puesto en el buró comunista que conducirá a China. AFP/La República
Enviar

Consagrado Xi Jinping como líder de China

El aún vicepresidente chino, Xi Jinping, quedó ayer consagrado como el líder que encabezará su país durante los próximos diez años, tras ser nombrado secretario general del Partido Comunista (PCCh) y presidente de la Comisión Militar Central.
Un Xi sonriente y, en apariencia, muy cómodo ante las cámaras, encabezó ayer la fila de miembros del nuevo Comité Permanente -el máximo órgano dirigente del PCCh- al presentarse ante la prensa internacional como nuevo secretario general del Partido, donde releva al aún presidente del país, Hu Jintao.
Xi también asumió desde ayer la Comisión Militar Central, el máximo órgano al frente de las Fuerzas Armadas, después de que Hu optara por renunciar también a este puesto.
Ello supone que el nuevo líder contará con una mayor capacidad de actuación en el principio de su mandato de la que tuviera Hu, cuya primera etapa en el poder se desarrolló bajo la sombra de su predecesor, Jiang Zemin, después de que éste se mantuviera al frente de la Comisión Militar Central dos años después de haber abandonado el liderazgo del Partido.
Con el mando sobre el Partido y las Fuerzas Armadas, Xi queda ya al frente de los dos principales brazos de los tres en que está dividido el poder chino.
El tercero, el Estado, quedará bajo su cargo en marzo, cuando se reúna la Asamblea Nacional (Legislativo) y le nombre nuevo presidente de China en sustitución de Hu, un momento que dará fin al proceso de transición de la "cuarta generación" de líderes comunistas a la quinta.
Como principal mandatario, Xi jugará un papel decisivo para decidir cómo responde China a desafíos como la crisis económica global -y su propio crecimiento-, las desigualdades sociales, la fuerte contaminación o las disputas territoriales con sus vecinos en la región de Asia Pacífico.
En su discurso de presentación en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín, Xi prometió que "lucharemos para hacer realidad el deseo de la gente de una vida mejor".
Admitió que el Partido Comunista afronta una serie de importantes problemas, desde la "corrupción y aceptación de sobornos" a "la desconexión con el pueblo" y el "énfasis indebido en la burocratización y las formalidades".
El Partido, consideró, puede "estar orgulloso pero no caer en la complacencia, y nunca nos dormiremos en los laureles".
El pueblo chino ansía "una mejor educación, empleos más estables, más ingresos, mayor seguridad social, mejores cuidados de la salud, mejores condiciones de vivienda y un medioambiente mejor", declaró Xi.
Su discurso marcó un fuerte contraste con el estilo de Hu, quien en sus comparecencias públicas se limitaba a leer en un tono monocorde textos previamente revisados decenas de veces.
Xi, por el contrario, utilizó un lenguaje corriente, lejos de la retórica comunista favorecida por Hu, con una pronunciación sin acento -sus predecesores siempre tuvieron acentos regionales-, y miró constantemente a sus interlocutores, los periodistas chinos y extranjeros.
Aún se desconoce qué camino emprenderán el nuevo líder chino y el Comité Permanente nombrado ayer.
Aunque su llegada al poder era "vox populi" desde hace años, hasta el momento Xi había optado por no dar indicios acerca de cuáles son sus intenciones para el futuro, para no molestar a ninguna de las facciones comunistas que consensuaron su nombramiento.
Así, no hay pistas acerca de si optará por el camino de las reformas -y en ese caso, cuáles- o preferirá mantener las cosas como están.

201211152301530.i22.jpg

Pekín/EFE

Ver comentarios