Enviar
Indice recuperó diez puntos desde agosto del año anterior motivado en síntomas de finalización de la crisis
Confianza mejora por signos de recuperación
El desempleo, el aumento en la devaluación y en el precio de los combustibles limitaron una mejor perspectiva

Los signos de recuperación que experimenta la economía internacional son traducidos en mayor confianza en la situación del país por parte del consumidor. Aunque no se está en un nivel positivo, sí es perceptible una mejora en la voluntad de gasto del consumidor.
Esto no quiere decir que exista mayor voluntad para comprar vehículos ni viviendas; pero sí una superior disposición para recobrar el nivel de gastos en temas de primera necesidad como alimentación, ropa e incluso entretenimiento.
Esta es la conclusión que se desprende de la XXIII Encuesta de Confianza del Consumidor, medición que realiza la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica; con un 95% de confianza.
Para este mes, el resultado es del 41,1%; cifra que es interesante no porque sea buena, sino porque supera en diez puntos la situación de un año atrás, hecho que significa una recuperación abierta.
Esta cifra aún no se compara con los 24 puntos perdidos entre 2007 y 2008; lo positivo sería que en tiempos de crisis, la confianza se vea fortalecida, comentó al respecto Johnny Madrigal, investigador y coordinador de la encuesta.
“Al ver que ya se habla de una salida, ya hay un repunte. Desde hace un año, las expectativas de las personas se han venido fortaleciendo. En este aspecto pasó de 30 a 50 puntos, por eso considero que las expectativas de una pronta salida es lo que está mejorando el indicador de confianza”, comentó el investigador.
Las señales de pronta mejora son tan variadas como la recuperación productiva de los países asiáticos, y el cese en la caída y malas noticias en Estados Unidos.
Mientras, en el país ya se habla de una estabilidad y el inicio de una lenta fase de recuperación; justificado en la inflexión que ha mostrado el índice de actividad económica.
Si a eso se suma la expectativa de inflación, que se supone calzará cercana al 5%, se cierra la fotografía que hoy pone a los consumidores con una mejor cara frente al futuro.
“Esto es parte de la teoría de que la curva tendrá forma de “U”, será un proceso lento en el que lo primero que se recupera es la confianza de los inversionistas y consumidores. A manera de reacción, luego vendrá el crecimiento, aunque será con una actitud de cautela porque estamos en un escenario no tan grave como pudo ser, ni tan positivo como lo fue”, dijo Leiner Vargas, economista de la Universidad Nacional.
Esto es perceptible en los comercios, por ejemplo de comida. Dependiendo del estrato al que estuvieran dirigidos los restaurantes, aplicaron promociones para recuperar el volumen de ventas; pero actualmente los enfocados al segmento de alto poder adquisitivo ven oportunidad de crecimiento sin aplicar reducciones en precios de los productos.
“La percepción que tenemos de nuestros clientes es que se están volviendo más selectivos y exigentes; por tanto, creamos estrategias para cumplir con sus necesidades. En nuestro caso, las ventas se han incrementando debido a que estamos en un momento de gran proyección, imagen y crecimiento”, indicó Helenia Salazar, gerente de Mercadeo de Inka Grill.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios