Enviar
Expectativas alcanzan mayor nivel de optimismo en los últimos cinco años
Confianza de consumidores crece


Wilmer Murillo
[email protected]  

Los consumidores costarricenses mantienen grandes esperanzas en el futuro de la economía y aunque el optimismo es generalizado, los sectores que aseguran sentir mayor confianza son los menos privilegiados.
Las conclusiones son de una encuesta de confianza del consumidor realizada por la Universidad de Costa Rica (UCR) durante noviembre, la cual revela que la confianza creció un 8% con relación al mismo periodo del año anterior y que supera en 22 puntos porcentuales el optimismo de los consumidores de hace dos años.
En esta ocasión la confianza de los consumidores se ubicó en un 55,7%.
Aunque se trata de un nivel medio, desde hace cinco años “nunca se alcanzó un nivel tan alto”, dijo Johnny Madrigal Pana, investigador principal de la encuesta.
Al respecto existen varias teorías que explican la alegría de estos sectores, como por ejemplo que la inflación de este año será de un dígito.
“La cercanía las fiestas de fin de año, la reducción de la pobreza, el aumento del empleo, la reducción del desempleo y el incremento de los ingresos reales de los ticos junto con la llegada de las vacaciones, también serían de las principales razones del crecimiento en la confianza”, señaló Madrigal.
La encuesta revela una tendencia positiva hacia la baja de las tasas de interés y señala que los consumidores esperan un ingreso familiar mucho más alto que el actual. Asimismo, registra una opinión más favorable de los consumidores sobre la política económica y social de la administración Arias.
Los entrevistados, básicamente 702 jefes de hogar, creen que bajarán el desempleo y la pobreza.
Cuando en una sociedad hay más gente optimista crece la confianza y hay mayor disposición para realizar gastos.
Esta confianza de los costarricenses se ha ido incrementando paulatinamente. Durante la administración pasada los niveles de incertidumbre y pesimismo eran muy altos.
La muestra, que clasifica a los consumidores en tres categorías; los pesimistas que representan un 13%, los optimistas un 40%, y los que indican que regular (el resto).
Puede que el país no viva una bonanza, pero el índice de confianza, sobre todo en lo que va a suceder, y no tanto en lo que está sucediendo, se ha ido fortaleciendo en forma generalizada entre todos los grupos, según educación, ingresos y gasto discrecional.
La encuesta rompe algunos esquemas tradicionales, como por ejemplo la percepción de la gente sobre la política económica, donde hay grandes cambios, pues en ese campo las opiniones favorables han aumentado.
No obstante, sobre las percepciones de la gente para comprar casa o carro, la encuesta no revela grandes cambios. La valoración del momento actual es similar a la observada meses atrás.
A pesar de ello, “es evidente que la tendencia de los últimos seis meses es favorable”, explicó el investigador.
El 57% afirmaba que son malos tiempos para comprar carro y el 38% piensa de igual manera sobre la compra de casa.
No son porcentajes bajos, pero retomando las tendencias con respecto a meses atrás, estas son positivas, pues los consumidores que piensan de ese modo son menos, indicó Madrigal.

Ver comentarios