Enviar
El paquete con menor velocidad dentro del grupo calificado como banda ancha ocupa el 55% de los enlaces
Conexiones lentas a la Red prevalecen

• ICE anunció nuevo ajuste de tarifas de Internet para el próximo semestre

• Penetración de banda ancha es del 3,4%, el cuarto a nivel latinoamericano

Israel Aragón
[email protected]

Costa Rica muestra una predilección por los enlaces a Internet más baratos dentro de las velocidades consideradas como de banda ancha.
En el país, el 55% de las conexiones calificadas como tales es de velocidades entre los 128 kilobits por segundo (kbps) y los 256 kbps, los niveles de intercambio de datos más bajos ofrecidos por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) de la tecnología ADSL, que funciona a través del cableado telefónico.
Estas conexiones son las más baratas en el mercado no solo por su precio absoluto, sino también por su relación costo-velocidad ($16 mensuales).
Estos datos se encuentran en el informe Barómetro Cisco de Banda Ancha, que realiza la firma cada seis meses con la asesoría de la Comisión Asesora en Alta Tecnología (Caatec).
Costa Rica es uno de los países que ofrecen mejores precios en las conexiones de banda ancha de menor velocidad, pero es uno de los que cobran más caro por las conexiones con mayores capacidades de transmisión de datos, como la de 512 kbps o un mega por segundo, de acuerdo con John Hewitt, consultor asociado de Caatec.
Esto habría motivado a que más de la mitad de los usuarios del servicio en el país escogieran la opción de 128 a 256 kbps.
“Somos uno de los países más caros para las velocidades más altas, situación que afecta a las pequeñas y medianas empresas, pues les costará más cuando deseen mejorar su conexión para adquirir una mejor herramienta de trabajo”, dijo Ricardo Monge, director ejecutivo de Caatec.
La última baja significativa en las
tarifas de Internet se dio en setiembre de 2006, cuando estas permitieron que los usuarios duplicaran su velocidad de transmisión de datos pagando lo mismo por el servicio. Entonces los usuarios prefirieron seguir pagando la misma tarifa a cambio de un mejor servicio.
“Eso lo que mostró es que hay una elasticidad muy grande, que muy probablemente se presente de nuevo cuando se vuelvan a bajar las tarifas, pues la gente está dispuesta a seguir pagando lo mismo a cambio de un mayor ancho de banda. Es una cuestión de precios y por eso es que la mayor parte de las conexiones está en las velocidades más bajas”, explicó Monge.
Actualmente se trabaja en un nuevo ajuste tarifario que se espera tener listo el próximo semestre y que funcionaría de forma similar al anterior, permitiendo duplicar el ancho de banda a costos similares, adujo Pedro Pablo Quirós, presidente del ICE.
El Informe de Cisco también afirma que durante el primer semestre del año anterior la capacidad de transmisión de datos del país creció muy levemente, pero que en promedio esta capacidad disminuyó por cada conexión, lo que se debería al auge de los enlaces de menor velocidad.
Durante ese periodo las conexiones de banda ancha crecieron un 24%, alcanzando 147.838. Estas cifras significan que por cada 100 habitantes 3,4 tienen acceso a una conexión de banda ancha, nivel que ubica al país en el cuarto lugar latinoamericano en penetración de este tipo de conexiones. Lo superan Brasil (4%), Argentina (6,6%) y Chile (8%).
Ver comentarios