Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NACIONALES


Conductores de Uber emplean a terceros para operar sus vehículos

Luis Fernando Cascante [email protected] | Lunes 22 agosto, 2016

Facebook es el terreno donde los conductores de Uber buscan choferes para manejar sus vehículos, a cambio de pagar una cuota, seguir un horario y reglas. Fidel Barquero/La República


Cobran una cuota por el uso del vehículo y fijan horarios. A veces son turnos de 12 horas o de seis.

Aunque pareciera una descripción de la realidad laboral de los taxistas, esto es lo que sucede hoy entre los socios conductores de Uber.

Así lo relatan varios de sus choferes y se evidencia en las decenas de páginas en Facebook, donde varios socios de la aplicación publican anuncios en búsqueda de conductores para sus vehículos.

“Conductor de 6 a.m. a 6 p.m. Se pide comida y cuota diaria, preferiblemente Guadalupe, si no que me desplacen hasta la zona”, así se lee en uno de los cientos de comentarios de socios conductores que han encontrado en Uber la manera de crear su micronegocio.{l1}proyecto_que_regularia_uber_se_presentara_en_setiembre{/l1}

La empresa está al tanto de esta situación e incentiva a sus choferes a inscribir la cantidad de vehículos que deseen, siempre y cuando reúnan los requisitos mínimos.

“Esas cosas pasan muchas veces sin ninguna guía de nosotros, son solo dos personas que se conectan por medio de la tecnología. Son cosas en las que no tenemos mucho que ver”, comentó Humberto Pacheco, gerente de Uber.

Ante un hipotético caso de explotación o malas condiciones de parte del dueño de un vehículo a un socio, sería la ley de oferta y demanda la que protegería a los consumidores, según el gerente.

“Si un socio pone condiciones no aptas, la persona va a encontrar a otro que le brinde mejores condiciones”, explicó.

Un proyecto de ley de Franklin Corella, diputado del PAC, pretende regular aplicaciones como Uber y Cabify.{l2}uber_ahora_gana_mas_por_cada_viaje_en_la_gam{/l2}

La iniciativa obligaría a empresas como Uber a registrar ante el MEIC a cada uno de sus socios conductores, donde su identificación estaría ligada a un vehículo.

Cada auto tendría una identificación en el parabrisas que visibilice el nombre de la empresa de movilidad colaborativa, así como una placa o marchamo especial para este tipo de servicio.

Sin embargo, en la creación de este proyecto no se tomó en cuenta la posible relación laboral ni las condiciones a las que se podría someter a los conductores de la aplicación.

“Al ser un proyecto de movilidad colaborativa, se parte de la premisa de que no hay relación laboral; sin embargo, las autoridades deberían tomar cartas en el asunto”, comentó Corella.

Por su parte, en el Ministerio de Trabajo afirman que se les ha informado sobre este tipo de grupos; no obstante, están a merced del Ministerio de Transportes.