Conductores de Uber en Londres deberán aprobar examen de inglés
Aplicación de Uber frente a una señal de taxi. Bloomberg/La República
Enviar

Con una medida que aumenta su presión sobre Uber Technologies, la agencia de transporte del Gobierno londinense está exigiendo a los conductores que aprueben un requisito de lengua inglesa para obtener la licencia de contratación privada de taxis.

Las nuevas reglas, que se aplican a UberX y el servicio de autos negros de la compañía, llegan después que Uber demandó con éxito al municipio para bloquear la introducción de requisitos de inglés que se aplicarían solo a conductores provenientes de países no angloparlantes. La propuesta fue considerada discriminatoria. En vez de desistir del plan de dominio lingüístico, la municipalidad ahora requiere que todos los conductores demuestren sus habilidades de inglés para el 31 de marzo de 2017.
Uber enfrenta una creciente resistencia en Londres, ya que los funcionarios intentan proteger su histórico sector de taxis negros, que han sido una pieza clave del sistema de transporte de la capital británica durante generaciones y cuyos conductores pasan por una capacitación y pruebas intensivas antes de de obtener la aprobación para conducir. Los choferes de Uber, en cambio, enfrentan requisitos menos estrictos, y a menudo su uso resulta más barato.


"Es esencial para la seguridad pública que todos los conductores autorizados puedan comunicarse en inglés a un nivel apropiado, dijo en su página de Internet la autoridad del transporte, conocida como Transportation for London (TfL). "Comunicarse con los pasajeros para discutir una ruta o tarifa, así como leer, comprender y poder responder a la información importante reglamentaria, de seguridad y de viaje enviada por TfL, es crucial para el rol de un conductor al transportar al público".
Para obtener una licencia, los conductores tendrán que completar una prueba que cuesta hasta $245 o demostrar con otra documentación que tienen fluidez en la lengua inglesa. Uber dijo que las reglas son innecesariamente onerosas.
“Siempre hemos apoyado la destreza del inglés oral, pero pasar un examen de inglés escrito no tiene nada que ver con comunicarse con los pasajeros o con llevarlos con seguridad del punto A al punto B", dijo Uber en una declaración. "Miles de conductores que durante años han suministrado un gran servicio a los londinenses tendrán ahora que desembolsar 200 libras y pasar un examen escrito, buscar un viejo certificado de la escuela media o perder su licencia y su medio de vida".


Ver comentarios