Enviar
Tanto Acción Ciudadana como Liberación Nacional presentaron planes para evitar “infiltrados” en listas de beneficiados
Condonaciones de deudas no sobrepasarían los ¢12 millones
Una comisión especial sería la encargada de seleccionar a los productores beneficiados

Establecer un monto máximo a perdonar sería la solución para resolver las anomalías encontradas en la condonación de deudas a pequeños productores de los programas de Reconversión Productiva y del Fideicomiso Agropecuario (Fidagro).
Con el fin de eliminar a los “infiltrados” en el perdón de compromisos financieros, la bancada de Liberación Nacional (PLN) y el Sistema de Banca para el Desarrollo presentaron una propuesta para impedir que empresarios con alto poder adquisitivo puedan beneficiarse con este.
Una de las ideas que barajan los grupos es que la condonación no sobrepase los ¢10 millones o ¢12 millones.
Asimismo, el miércoles pasado la Fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) envió su propuesta informal a los miembros de la Comisión de Asuntos Agropecuarios para que la tomaran en cuenta.
El proyecto de ley que plantean las
dos fracciones es que se integre una comisión especial que decida quienes realmente deben beneficiarse con la condonación de sus deudas, pero con parámetros previamente establecidos.
Las diferencias en la propuesta de ambos bloques se reflejan en los requisitos que se solicitarían.
Por su parte, los rojiamarillos pretenden que solo los pequeños productores sin posibilidades de pagar el dinero que adeudan sean los que reciban la condonación.
Es decir, solo aquellos que perdieron su producción debido a los efectos del cambio climático, un desastre o porque se hizo una mala inversión serían beneficiados.
Para la bancada del PAC, la decisión de quienes gozarán de una condonación no puede recaer en la Comisión de Agropecuarios, pues sería imposible analizar una por una a las personas incluidas.
“Sin importar el monto los condonados solo deben ser productores que realmente lo nece
sitan, los que no pueden pagar porque su proyecto no funcionó o fueron víctimas de un desastre”, dijo José Joaquín Salazar, diputado del PAC.
Los liberacionistas concuerdan en que solo sean beneficiados quienes realmente lo requieren; sin embargo, la deuda no debería sobrepasar los ¢
10 millones.
Asimismo, proponen que se diferencien los parámetros a cumplir entre los proyectos que se le financiaron de forma grupal y los que fueron personales.
“Se deben separar los deudores en dos grupos, y crear artículos por separado, en los cuales se estudie de forma pormenorizada, a cada beneficiado”, señaló Salvador Quirós, diputado del PLN.
La idea de las bancadas es que la comisión que se encargará de definir los condonados esté formada por un miembro del Ministerio de Agricultura y Ganadería, otro de Reconversión Productiva y otro del Sistema de Banca para el Desarrollo, y que ellos con un grupo de técnicos definan quienes necesitan el perdón de sus deudas.
Las propuestas de ambas bancadas son de momento un borrador, ya que esperan lograr un acuerdo entre las diferentes fracciones legislativas, para presentar una propuesta en conjunto final y un texto sustitutivo que cuente con el apoyo de la mayoría de los diputados.
Se estima que a finales de mes, la Comisión de Asuntos Agropecuarios conocería la propuesta conjunta o de no existir consenso, las diferentes propuestas.
La tercera opción es un borrador enviado por Farid Beirute, abogado del Sistema de Banca para el Desarrollo. Esta solo hace alusiones a los deudores de Fidagro.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios