Enviar
Superficie de rodamiento se desprendió al mediodía de ayer
Concreto en el puente del Virilla soportó pocas horas
Empresa atribuye problema a mala calidad de producto empleado

Las presas por la reparación del puente sobre el río Virilla en la vía que va de la capital a Alajuela no acabaron con los trabajos del fin de semana.
El desmoronamiento de una capa de concreto rígido que se colocó para tapar un refuerzo de acero instalado en la superficie de rodamiento volvió a alterar el tránsito.
A eso del mediodía las presas eran interminables. Incluso se tardaba hasta 25 minutos para recorrer la estructura desde el puente Juan Pablo Segundo, en trayecto que no demanda ni 15 minutos con las condiciones normales del tránsito a esa hora.
Los encargados de la empresa Procon, a la que se le encomendaron los trabajos, justifican que el problema se dio porque falló el material que se aplicó, defendió Federico Umaña, su gerente general.
En este caso se decidió emplear un producto de alta calidad conocido como Mega-crepe, que es utilizado hasta en la reparación de represas hidroeléctricas; sin embargo, extrañamente en este caso falló, afirmó Umaña, quien adelantó que no cobrarán por la colocación de la capa de concreto.
Tal es la extrañeza de que el material no resistiera que el Grupo Diez, encargado de la distribución del producto en el país, realizó el reclamo a la empresa matriz Loctite, y enviará muestras a Estados Unidos para que expliquen las causas de la falla, adelantó Jorge Vargas, representante de la distribuidora.
El desprendimiento de una platina que afectaba el fluido tránsito sobre el puente fue lo que obligó a realizar las reparaciones en el Virilla.
A pesar de que se han realizado cuatro cierres de vías (dos de ellos totales durante fines de semana) los usuarios aún no perciben que el puente haya quedado estable por lo que pasan a baja velocidad, según varios usuarios de la vía consultados ayer.
Sin embargo, tanto Umaña como Benjamín Sandino, director de Conservación del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) garantizan la calidad de los trabajos estructurales y atribuyen las presas al efecto “mirón”, es decir a que los conductores bajan la velocidad al pasar por el puente para ver el trabajo.
“El puente está en perfecto estado”, dijo Sandino, quien les rogó a los conductores que no bajen la velocidad para transitar sobre esta estructura pues aseguró que esa es la causa de las presas.
Umaña no fue tan tajante al asegurar que “los trabajos (realizados en el puente) se hicieron tal y como se los pidió el Conavi y bajo la supervisión del Conavi” y que en caso de que el puente vuelva a fallar la responsabilidad sería de la empresa estatal.
No obstante el gerente de Procon dijo que espera que la reparación alcance hasta tanto la empresa adjudicataria de la concesión para ampliar la carretera a San Ramón inicie la reparación total del puente y sustituya la capa asfáltica.
A pesar de que se solicitó en varias ocasiones el reporte del monto que se ha invertido en la reparación del puente, en el Conavi omitieron dar el dato.

Danny Canales
[email protected]


Ver comentarios