Conclusión de corredores clave será prioridad
Enviar

Gobierno utilizará créditos del BID y otras entidades

Conclusión de corredores clave será prioridad

Obras disminuirían circulación de vehículos pesados en la meseta central

Completar los corredores viales que pasan por el sector del Pacífico y el sector Noratlántico de nuestro país será prioridad para el Gobierno, que pretende que algunos proyectos estén en proceso de construcción antes de que finalice la presente administración.
Un nuevo paquete de préstamos otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo por $450 millones, recientemente aprobado por la Asamblea Legislativa, se utilizará para continuar con las reparaciones y ampliaciones que se vienen haciendo desde la presidencia de Laura Chinchilla.


El corredor Pacífico corresponde a la Interamericana Norte, su conexión con la ruta 34, también llamada Costanera Sur, y la Interamericana Sur.
El corredor Noratlántico corresponde a la llamada ruta 4, que comienza en La Cruz, Guanacaste, avanza por la zona norte hasta conectar con la ruta 32, y continúa hasta la ciudad de Limón.
La rehabilitación de ambas vías forma parte de los compromisos del Proyecto Mesoamérica, que incluye ampliaciones similares en los demás países del área.
En el corredor Pacífico, los recursos del BID se utilizarán para continuar con las obras que actualmente se realizan entre Liberia y Cañas. En dos proyectos aparte se hará la ampliación de la Interamericana Norte hasta llegar al cruce de Barranca.
Dichas obras serían muy similares a las que se realizan actualmente en Liberia, con una autopista a cuatro carriles, hecha en concreto, con puentes dobles e intercambios para ingresar y salir hacia los centros de población por donde pasa la carretera.
El objetivo de la ampliación es que exista una vía suficientemente amplia que soporte tanto el tránsito de vehículos particulares y autobuses para potenciar el turismo en Guanacaste, como para recibir el transporte pesado centroamericano que viaja desde y hacia Panamá.
En el cruce de Barranca se espera que los vehículos articulados que se dirigen a la frontera sur se desvíen para conectar con la ruta 27 y luego con la ruta 34, o Costanera Sur.
Esta vía se une en Palmar Norte con la Ruta Interamericana 2. El plan del Gobierno es reconstruir la carretera desde ese punto hasta Paso Canoas, en la frontera con el país canalero.
Por su parte, el corredor Noratlántico presenta una sección de carretera en muy malas condiciones que impide que el tránsito pesado la utilice. La conclusión de esta vía es importante para desviar los furgones que entran por Peñas Blancas y se dirigen hacia Moín.
Un 40% de las exportaciones nicaragüenses viaja en estos camiones y muchos de ellos deben entrar al Valle Central, contribuyendo al congestionamiento vial.
Reparar una sección de 21 kilómetros cerca de La Cruz, entre las comunidades de Santa Cecilia y Birmania, permitiría el tránsito fluido por esa zona.
Otra sección importante ya se construye actualmente, con un crédito de la Corporación Andina de Fomento. Se trata de la carretera Bajos de Chilamate-Vuelta de Kopper, la cual ahorraría más de una hora de recorrido a los transportistas.
El corredor quedaría completo con la ampliación de la ruta 32, entre Río Frío y Limón, potenciando el comercio y convirtiendo a la provincia en un importante centro para entrada y salida de productos hacia el resto de la región.

201502232344410.n.jpg

Rodrigo Díaz
[email protected]

 


Ver comentarios