Concilie antes que lo rematen
Lo que se busca es menos procesos, más paz, tener soluciones patrimoniales con ventajas para ambas partes, indica Gonzalo Rojas, abogado de Sfera Legal MARCO MONGE/LA REPÚBLICA.
Enviar

Más gente busca acuerdos extrajudiciales

Concilie antes que lo rematen

Récord crediticio puede quedar manchado si se llega hasta un embargo

Los costarricenses estamos aprendiendo a conciliar y llegar a un acuerdo en los problemas financieros, antes de empezar un juicio de cobro judicial que puede terminar en un remate de propiedades o el embargo de parte del salario.

201307012227550.n66.jpg
Para 2012 los arreglos extrajudiciales y las conciliaciones sumaron poco más de 14 mil.
Esto representa una mejora respecto a un año antes cuando las conciliaciones sumaron cerca de los 6 mil expedientes.
Con la creación de la Ley de Cobro Judicial hace cinco años se logró mejorar y acelerar los trámites judiciales de este tipo, pero también aumentaron los casos de remates por la crisis.
Desde hace dos años la situación ha venido cambiando para que las partes lleguen a la conciliación sin tener que iniciar un juicio por el impago de una deuda.
Realizar un arreglo sobre la deuda le puede ayudar en varios aspectos: el primero es no perder su casa, carro o lote por un trámite de cobro en un remate; el segundo en no perder la tranquilidad ni quedar manchado como deudor.
Actualmente la mayoría de los casos que llegan a juicio por cobro presentan una situación de pérdida para el deudor, ya que se rematan sus propiedades por no llegar a un acuerdo o por esconderse.
Por esto lo mejor es llegar a un acuerdo con la otra parte, ya sea de pagar el total adeudado o realizar pagos que le ayuden a solventar su situación como deudor, y a la otra parte el problema de tener una cuenta como incobrable.
“Ya no es tan fácil dilatar los cobros como cuando no había ley, por esto es que se busca a los medios alternativos de disputas, para tratar de solucionarlos como lo es la conciliación”, explica Gonzalo Rojas, abogado de Sfera Legal.
La ley permite que se pueda llegar a acuerdos extrajudiciales donde las partes ponen las reglas del juego por así decirlo; de una deuda ya contraída y que se encuentra en atraso.
Si no se llega a un acuerdo se puede vivir un calvario por parte de gestores de cobro o notificadores de demandas que terminan siendo una situación muy complicada para cualquiera.
“La aplicación de conciliaciones o resoluciones alternas de conflictos se está dando mucho más, creo que por la naturaleza del proceso cobratorio, la conciliación podría provocar algunas resistencias en especial por una cuestión cultural”, indicó Gerardo Parajeles, abogado especialista en materia cobratoria, quien fue uno de los precursores de la ley de cobro judicial en el país.

201307012227550.n666}.jpg

Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios