Enviar
Empresa pide indemnización alegando aumento de costo de la terminal de granos en Caldera
Concesionario de puerto conciliará con Estado reclamo de $20 millones
• Incop desmiente que proyecto enfrente desequilibrio financiero, según su presidente
• Proceso arrancaría en dos semanas y participarían ambas partes y un tercer abogado

Danny Canales
[email protected]

La empresa a la que se le encomendó la construcción de una terminal de granos en el puerto de Caldera se sentará a conciliar con el Estado el reclamo de $20 millones por un presunto desequilibrio financiero del contrato.
Ambas partes debieron recurrir a este mecanismo debido a que no pudieron alcanzar un acuerdo en las extensas negociaciones que han sostenido por varios meses para tratar de resolver el tema.
Un elemento adicional de la conciliación es que cuenta con la participación de un tercero —sería un abogado escogido de común acuerdo— quien deberá reunir conocimientos en concesiones, finanzas y procesos semejantes.
La Sociedad Granelera de Caldera, a cargo de la terminal, reclama que el costo de esta obra subió en los tres años que se ha demorado el inicio de la construcción, producto del aumento en el costo de los materiales.
Sin embargo, aunque reconoce que el costo actual de construir la terminal ha subido, la administración defiende que el monto adicional no produce desequilibrio financiero al proyecto como asegura la empresa.
La expectativa es que el proceso se inicie en unas dos semanas y que en tres meses se llegue a un arreglo, adelantó Urías Ugalde, presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de
Puertos del Pacífico (Incop).
Incluso ya se definieron los representantes de cada una de las partes. Wilman Cruz, gerente general de Incop por esta entidad, en tanto que el delegado de la Sociedad Granelera será Ricardo Ospina, gerente general de la compañía.
Aunque ya las dos partes se pusieron de acuerdo en el nombre del tercer participante en el caso, Ugalde prefirió reservárselo al aducir que no ha aceptado por escrito sino que lo hizo verbalmente.
La construcción de la terminal especializada en granos debió iniciarse en febrero de 2007; seis meses después de que la empresa privada asumiera la operación del puerto, como lo hizo en agosto de 2006.
Sin embargo, un recurso de amparo y una acción de inconstitucionalidad presentadas por la Asociación Nacional de Empleados Públicos ante la Sala IV, paralizaron el inicio de obras por varios meses.
La consulta de este sindicato iba en el sentido de que la construcción de un nuevo muelle limitaría el derecho de los puntarenenses a tener un “ambiente sano y ecológicamente balanceado”.
Para cuando la Sala IV resolvió, en abril de 2008, la Sociedad Granelera de Caldera denunció que el valor de la estructura se había casi duplicado como resultado de la subida de los precios de las materias primas.
La estimación original del costo de la obra fue de $23 millones; el último estudio elaborado por las firmas que asesoran financieramente a Incop y la concesionaria revaluaron el proyecto en $43 millones.
Esa diferencia de $20 millones es la que la Sociedad Granelera le pide al Incop que le reconozca, ya sea ampliando el plazo de la concesión, por tarifa, por aporte directo del Estado o una combinación de las tres, afirmó Ospina
Sin embargo, aunque los datos del aumento del costo de la construcción de la terminal que tienen a mano coinciden con las de la empresa, en el Incop afirman que la inversión adicional no afectará las finanzas de la empresa.
Al distribuir los ingresos del puerto en los 20 años de la concesión da como resultado una tasa interna de retorno del 18% y el modelo financiero establece que hay desequilibrio si la tasa es menor del 17,5%.
Ver comentarios