Enviar
Empresas interesadas en el desarrollo de las nuevas obras pueden presentar sus propuestas
Concesión de puertos limonenses zarpa a todo vapor
• Administración Chinchilla será la que adjudique el desarrollo del proyecto
• Arias está anuente a que Francisco Jiménez asuma cuanto antes el MOPT

Carlos J. Mora
[email protected]

Tras una década de espera, el proyecto para construir una nueva terminal portuaria en Limón, arrancará la semana entrante cuando las firmas nacionales e internacionales interesadas en su desarrollo presenten sus propuestas.
El cartel de licitación de las nuevas obras ya fue corregido y los estudios de impacto ambiental fueron aprobados; de este modo, a partir de la próxima semana, las firmas nacionales e internacionales interesadas en el desarrollo de los trabajos pueden presentar sus propuestas para lo que tienen tiempo hasta el 30 de abril.
En esta etapa del proceso, se estima que las empresas concursantes deben invertir entre $10 millones y $12 millones en la elaboración de los diseños preliminares e investigación de suelos y mercados.
Hasta el momento, 13 operadores portuarios de Estados Unidos, China, Francia, Taiwán, Colombia,
Panamá y Chile han manifestado su interés en el proyecto.
La inversión que tendrá que hacer la firma ganadora se presupuestó preliminarmente en $895 millones y está dividida en tres etapas, la primera de modernización de las instalaciones actuales y las dos siguientes de e
xpansión.
La meta de la administración Arias era dejar concesionada la nueva terminal, sin embargo está claro que el tiempo se lo impedirá y que será el gobierno de Laura Chinchilla el que otorgue en concesión las obras.
“Vamos caminando, vamos a todo vapor; lo dijimos muy claro, nada ni nadie nos va a detener en nuestro cometido de darle al país puertos de primera clase”, adujo Francisco Jiménez, presidente ejecutivo de Japde
va y próximo ministro de Obras Públicas y Transportes.
Precisamente ayer, el Gobierno anunció estar de acuerdo en que Jiménez asuma este Ministerio cuanto antes, en sustitución de Marco Vargas, quien tomará unas vacaciones antes de desempeñarse como ministro de la Presidencia en la próxima administración.
Actualmente, los puertos limonenses reflejan un déficit de al menos 600 metros cuadrados para cumplir con la demanda de carga y descarga de mercadería.
Como consecuencia de ello, los empresarios pierden entre $20 mil y $24 mil por día de espera cuando el barco no puede ser atendido en muelle.
Paralelamente, la competitividad del país resulta baja ya que la norma internacional plantea que un buque debe esperar en promedio dos horas en bahía y 18 en carga y descarga, estos tiempos son utópicos en el Caribe nacional, pues la espera es de hasta dos días.
Ver comentarios