Enviar
Gobierno iniciaría en febrero el concurso para construir una terminal de 900 metros
Concesión de puerto Moín arrancará a principios de 2009

• Trabajadores portuarios amenazan con irse a huelga
• Proyecto comprende inversión cercana a $900 millones

Danny Canales
[email protected]

La negativa de los trabajadores portuarios a permitir la concesión del puerto de Moín no detendrá al Gobierno.
Para no atrasarse en sus pretensiones de dotar al sector productivo de un gran muelle de carga que entre a operar en 2016, el Poder Ejecutivo anunció ayer que sacará el concurso de licitación a mediados de febrero.
Por su parte, postergará la remodelación de las actuales instalaciones hasta que se alcance un acuerdo con los trabajadores para que estos permitan la operación del puerto a la empresa privada.
El Ejecutivo publicaría el cartel de licitación en el diario oficial La Gaceta, adelantó ayer Marco Vargas, ministro de Coordinación Interinstitucional, quien agregó que la meta es escoger al nuevo operador del muelle durante el próximo año.
Lo anterior porque el cronograma establece que los trabajos deben realizarse entre 2010 y 2015.
Con esa meta el presidente Oscar Arias aprovechó su reciente visita a Asia para invitar a las empresas portuarias de ese continente a que participen de la concesión.
Sin embargo, los operadores portuarios del Caribe manifestaron pocos minutos después del anuncio del gobierno que están dispuestos a hacer naufragar la concesión y adelantaron que se irán a huelga para evitar que se dé Moín al sector privado.
“No vamos a permitir que salgan a licitación los puestos de atraque ubicados al lado del muelle actual, porque nosotros los necesitamos para nuestro plan de expansión”, alertó Ronaldo Blear, secretario general del Sindicato de Trabajadores Portuarios.
El gremio no se opone a la inversión extranjera ni a la modernización de los puertos, pero cuestionó que se están negociando cosas que no les pertenecen, dijo el sindicalista.
Los muelles del Caribe son los más importantes del país, ya que por ellos ingresa más del 80% de la carga que se trasiega.
No obstante, la escasa inversión que recibieron las estructuras provoca actualmente un gran atraso en la atención de buques.
Para mejorar la eficiencia, la concesión promueve que la empresa privada invierta cerca de $900 millones en la ampliación y equipamiento del puerto de Moín.
Con esos recursos se construiría un nuevo muelle de 900 metros que entraría a operar en 2016 y otro de 600 metros para 2021. Además se modernizará la terminal actual.
La idea es dotar las terminales portuarias de un calado de hasta 14 metros. Esas dimensiones permitirán el atraque de buques post panamax.
Estas son grandes naves con capacidad para trasegar entre 5 mil y 12 mil contenedores.
Las mejoras en el puerto de Moín forman parte de un proyecto que busca el desarrollo socioeconómico del Caribe.
En el tema portuario el plan contempla especializar la estructura de Moín para la atención de carga y la de Limón para la atención de cruceros.
Además incluye una inversión de $80 millones en alcantarillado sanitario, restauración de los sitios históricos de la provincia de Limón y otras obras de infraestructura, con el apoyo del Banco Mundial.
Para convencer a los operarios del puerto, el gobierno les ofreció $80 millones en indemnización y planes de jubilación, sin embargo, los trabajadores rechazaron la propuesta.
El monto que debe recibir cada uno de los 1.400 trabajadores portuarios es $500 mil, según Blear.
Para el gobierno los $700 millones que piden los empleados del puerto se sale de sus posibilidades; sin embargo, Vargas dijo que están dispuestos a continuar con las negociaciones.
“Debe ser una concesión total”, explicó el jerarca, quien agregó que el país debe dar la operación y desarrollo de los puertos a una empresa especializada para lograr una mayor eficiencia.
Vargas agregó que la idea es convertir a la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica en una autoridad portuaria.

Ver comentarios