Concacaf, escándalos y silencio
Enviar

Concacaf, escándalos y silencio

La Copa Oro quedó tachada por los malos arbitrajes

201507232055510.accion-portada-rec.jpg
Escándalos en las oficinas y ahora también en los campos de juego sacuden a la Concacaf, que lo único que hace es guardar silencio.
México está en la final de la Copa Oro tras otra ayuda arbitral. Sucedió ante Costa Rica y ahora se repitió más visiblemente contra Panamá.
Pero la Concacaf ve y calla. Ningún miembro ha querido hablar.
El propio miércoles, en la conferencia de prensa con el técnico de México, un periodista preguntó al representante del ente que se encontraba ahí quién de la entidad iba a salir hablar y este contestó que únicamente estaban ahí para preguntar a Miguel Herrera, sin dar ninguna otra respuesta.
Mientras tanto, la dirigencia canalera, indignada, ya tomó cartas en el asunto, mucho más rápido que los propios ticos.
“Ante el insultante y vergonzoso arbitraje que se ha dado durante la Copa Oro, específicamente contra la selección de Panamá, para favorecer, de manera vulgar y descarada, a la selección mexicana, exige la remoción íntegra de los miembros de la Comisión Arbitral de la Concacaf”, afirma la Federación Panameña (Fepafut), presidida por Pedro Chaluja, en un comunicado de prensa.
Para esta Copa Oro los encargados de designar el arbitraje fueron Sonia Denoncourt, directora de Arbitraje, y Alfredo Whitaker, miembro de la Comisión de Árbitros.
Otro escándalo más que daña la credibilidad del fútbol de la zona, que en pasados meses se vio salpicada por la detención de varios de sus dirigentes y exdirigentes.
Jeffrey Webb y Jack Warner, actual y antiguo presidente de la Concacaf, fueron detenidos en Suiza por corrupción, al igual que el presidente de la Fedefútbol, Eduardo Li.
También se le otorgó una licencia al secretario general Enrique Sanz al ser señalado de que su descripción coincide con la de un “co-conspirador”.
Desde entonces, el hondureño Alfredo Hawit asumió la presidencia del organismo, y el estadounidense Ted Howard reemplazó al colombiano Sanz en las funciones administrativas, informó la entidad en un comunicado.
En ese entonces también la Concacaf anunció un comité para investigar todo lo sucedido.
En el mismo solo se tomaron en cuenta líderes de Estados Unidos, México y Canadá —Sunil Gulati, Justino Compeán y Victor Montagliani, respectivamente—, sin tener en cuenta las demás federaciones.
Hoy la Concacaf está siendo señalada, y la Copa Oro quedó manchada en un nuevo escándalo de fútbol, del cual ni la FIFA da la cara.

 

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

 



Ver comentarios