Enviar

Con una espinita

201405282144030.a4.jpg
La subcampeona del mundo, Holanda, llega con muchas cuentas pendientes por cobrar al Mundial de Brasil 2014. Hace cuatro años estuvo a punto de tocar la gloria, pero se topó con una gran España que se le cruzó en el camino y la dejó nuevamente con las manos vacías.
“La derrota de la final de 2010 fue una decepción para todos nosotros, puesto que, como es lógico, esperábamos ganar. En cualquier caso, aquello ya es agua pasada y hay que mirar hacia delante. En el fútbol puede pasar cualquier cosa y cada partido es diferente. Por tanto, debemos centrarnos en lo que viene y no preocuparnos demasiado del pasado”, comentó Klaas-Jan Huntelaar.
Nuevamente, la “naranja mecánica” vuelve a aparecer con su papel de favorita, y en su campaña de clasificación ratificó su poderío siendo, junto con Alemania, la que más puntos obtuvo (28). Además, dio muestra de la artillería marcando 34 goles.
Ahora en Brasil con Louis van Gaal, quien dejará el banquillo al término del torneo para asumir como técnico del Manchester United, buscará por fin levantar ese ansiado título.
Llega con varias bajas importantes, la última la de Rafael Van der Vaart, de quien ayer se conoció que no podrá estar por una lesión en el gemelo derecho.
El veterano jugador, de 32 años y con 109 presencias con los “tulipanes”, era pieza clave en el mediocampo.
Sin él, Robin van Persie y Arjen Robben serán los encargados de liderar a una selección que contará con ocho jugadores que estuvieron en Sudáfrica.
Deberá prestar atención Holanda a su complicado grupo, ya que también se encuentran España, Chile y Australia. Tanto que su primera revancha podría ser el 13 de junio cuando enfrenten a los ibéricos.
Está será la novena Copa del Mundo para Holanda, que en tres oportunidades (1974, 1978, 2010) se ha quedado a las puertas del cielo y sueña con que su momento sea ahora.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios