Enviar
Con Sumo

Carmen Juncos
[email protected]

¿Cambio de “héroes”?

Como parte de la oferta de la industria del entretenimiento, en busca siempre de satisfacer necesidades o deseos de la gente, pueden verse series y programas de televisión en los que se intenta hacer una especie de rescate de la familia, luego de comprobadas las serias alteraciones provocadas por su desintegración y el anhelo de muchos de contar con una en la cual mantener relaciones armónicas.
La misma cantante Thalía, uno de los símbolos faranduleros, se siente feliz, según ha dicho, de que su hija tenga un papá que se ocupará de llevarla a pasear por el parque, algo que a ella le faltó. La CNN para mencionar un ejemplo, instaló su programa “En familia”.
Detalles dignos de escrutarse hoy cuando los medios de comunicación son los que muestran a los “héroes” que imitará una gran parte de la sociedad, dependiendo de su educación y cultura.
Tanto la TV por cable como los canales nacionales ofrecen al consumidor en distintos formatos productos nuevos cuyo contenido es una “vuelta a la familia” según la visión de los productores y guionistas que los hacen y, probablemente, la asesoría de los exploradores de mercado.
Es en este marco que hace su aparición la “nueva versión de Britney Spears”, Hannah Montana, un invento de Disney interpretada por Miley Cyrus. Para quienes no la han visto se trata de una serie en que la quinceañera Miley Stewart lleva una doble vida. De día va a la escuela como todas y de noche realiza lo que puede ser el sueño de muchas adolescentes hoy: se pone una peluca rubia y una vestimenta glamorosa y vuela de escenario en escenario con el nombre artístico Hannah Montana ofreciendo conciertos y viajando en limusinas.
Esta nueva cantante pop de 15 años, pone a gritar y saltar a un público de niñas de entre seis y 14 años, según informa la Internet. Pero resulta que Hannah se presenta con características muy distintas a las de Britney, cuyo estilo de vida la llevó a perder la custodia de sus hijos. En la vida de Hannah no ha despertado aún el sexo, su relación con los varones adolescentes es de simples coqueteos, ofrece una imagen limpia y mantiene una excelente relación familiar (sus padres son los únicos que conocen y apoyan su doble vida). Un mensaje de que se puede ser “niña buena” y a la vez superestrella. ¿Un intento de cambiar estereotipos sin abandonar el anhelo de fama y dinero rápidos?
Ver comentarios