Logo La República

Sábado, 23 de febrero de 2019



MAGAZINE


Con "Megamind", Dreamworks apuesta por animación de profundidad

Redacción La República [email protected] | Sábado 04 diciembre, 2010



Con “Megamind”, Dreamworks apuesta por animación de profundidad

“Megamind”, la nueva propuesta de esa fábrica de joyas animadas llamada Dreamworks es, de nuevo, una excelente película, que profundiza más en la historia y en la personalidad de los personajes, una vía sin embargo que le resta el gamberrismo y la frescura de filmes anteriores.
Con una excelente factura en 3D y una historia de superhéroes y de lucha entre el bien y el mal, “Megamind” es una historia a ratos divertida y a ratos filosófica, muy lejos de la diversión pura y dura de “Shrek” o “Monsters”.
Unos personajes muy perfilados y con grandes y humanas contradicciones forman un variado paisaje que puebla Metrocity, una idílica ciudad controlada y defendida por el superhéroe de turno, en este caso, Metroman.
Frente a él, un malo divertido, cobarde e hilarante a ratos, el azul y cabezón Megamind. Malo a su pesar y enfrentado desde la cuna con el perfecto Metroman, se dedica a fastidiar solo por llamar la atención y por buscar un protagonismo que le robaron desde su infancia.
Con una guapa de por medio, Roxanne, un par de estupendos personajes secundarios y divertidas alusiones a Superman con un divertido imitador de Marlon Brando el filme alterna momentos geniales con otros un tanto planos.
La profundidad buscada en los protagonistas lo paga el director, Tom McGrath (“Madagascar”) con un ritmo más sosegado demasiado incluso de lo habitual en las películas de animación destinadas al gran público.
Un lastre que se une al que también puede suponer la lucha interna del personaje principal, que se debate entre el bien y el mal, lo que le hace ser mucho más ambiguo y complejo de lo que los espectadores de Dreamworks están acostumbrados.
Pero que disfrutarán con las luchas entre los personajes, los toques de humor explosivos y algunas escenas ligadas a la excelente banda sonora que son de lo mejor de la película.
Entre ellas, la que protagoniza el “Bad”, de Michael Jackson, un gran y divertido colofón para una historia ambiciosa y que supone un paso más en la escala ascendente del cine de animación.

Madrid / EFE