Enviar
Con gracia y precisión
Gimnasia Artística celebró su campeonato nacional

Gracia, precisión y, por qué no, un poquito de magia fue lo que mostraron las (os) 104 gimnastas que el pasado fin de semana participaron en el Campeonato Nacional de Gimnasia Artística que, en las dos ramas, se celebró en el Gimnasio Nacional.
Si bien la asistencia de público no fue muy buena, resultó gratificante ver ayer en movimiento a estas gimnastas que, con base en mucho sacrificio, esfuerzo y entrenamiento, apenas empiezan a dominar esas rutinas que con tanta precisión y espectacularidad vemos en una olimpiada.
Ana Rivero, directora técnica femenina nacional, expresó que en forma general durante este campeonato se vio un avance de las (os) gimnastas que, dijo, la hace pensar que esta vez están mejor preparados para el Panamericano Infantil, que se celebrará en Perú, en noviembre próximo.
En el evento participaron ocho asociaciones, de las cuales tres son de fuera de San José (Turrialba, Liberia y Guápiles), con gimnastas desde los 6 hasta los 18 años de edad evaluados en cuatro aparatos, las niñas: salto al potro, barras asimétricas, viga de equilibrio y ejercicios a manos libres, y en masculino arzones, anillas, ejercicios a manos libres, salto, paralelas y barras.
Mientras realizábamos la entrevista, logramos ver en acción a Yariela Mena, María Paz Salas y Mariangels Murillo, quienes arrancaron aplausos entre el público, por su actuación sobre la difícil viga de equilibrio con sus saltos mortales, flips y giros.
“Ahí arriba hay veces a una le tiemblan las piernas, pero entonces me concentro más y por dicha pude terminar la rutina”, expresó Salas, quien cuenta con once años de edad y entrena seis días a la semana, pero agrega que “me gusta mucho y por eso me esfuerzo”.
Rivero se mostró esperanzada de que estas niñas de infantil sean el equipo nacional del futuro, pero lamentó sobre ciertas situaciones que dificultan el crecimiento de esta disciplina.
“Hay mucho talento en este país, pero hay poco apoyo a los gimnastas en los centros educativos”, lo que los obliga a realizar solo una sesión de entrenamiento, cuando lo lógico son dos para elevar el nivel.
Dio el ejemplo de Tarik Soto (el máximo representante de nuestra gimnasia), quien se está preparando para el Mundial, pero estuvo quince días en exámenes sin entrenar.
“Ojalá este grupo de infantiles se mantenga, pero eso depende de la decisión de los padres y de los mismos gimnastas de querer seguir para convertirse en atletas de alto rendimiento, y de que reciban el apoyo en sus centros educativos”, expresó Rivero, quien dijo que en lo económico han recibido ayuda del Comité Olímpico, la Federación y el Icoder.
Otra cosa que necesitan nuestros gimnastas son mejores condiciones, “pero no tenemos presupuesto y nos ha pasado que unas chicas llegan a competencias al exterior y se encuentran con aparatos que nunca habían probado”, expresó Rivero, quien dijo que el problema es que un juego de aparatos completo no baja de 50 mil dólares.
Rivero también lamentó que no exista cultura en el país como para asistir a ver una competencia de gimnasia, y expresó que falta promoción para los eventos, para un deporte muy bello, con niños muy pequeños pero que pueden traer al país muchas medallas en las competencias internacionales.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios