Con el agua hasta el cuello
Paolo Jiménez será una de las principales bajas brumosas en un partido con sabor a imposible, para el Cartaginés. www.imagenesencostarica/La República
Enviar

Con el agua hasta el cuello

Aunque en fútbol todo puede pasar, los brumosos tienen pie y medio fuera, mientras la otra serie está vivísima

“La serie no está liquidada”; “no podemos cantar victoria”; “aún tenemos oportunidad”, “en el fútbol nada está escrito”, son algunas de las frases que se oyen en Cartago y Heredia luego de que el domingo los florenses derrotaran 2 a 0 a los brumosos en la ida de las semifinales del fútbol nacional.
Pero ya cayendo en la realidad: “El único camino que tenemos es ganar por tres goles”; lo dijo Javier Delgado, técnico brumoso, que sabe fracasaron en su deber de haber sacado ventaja de su sede y se distanciaron mucho del resultado que los llevaría a una final, máxime que cuentan con la ventaja deportiva en contra.
Pero además, más allá de los números y cálculos a favor o en contra, quedó claro en este arranque de la serie que Herediano fue superior en su planteamiento y rendimiento, por lo que Delgado tendría que sacarse un “conejo” del sombrero para cambiarle el guion a esta historia.
Para peor de males pierden los brumosos a piezas importantes de su engranaje como lo son Carlos Johnnson, Paolo Jiménez y Esteban Sirias, quienes deberán cumplir sanciones, mientras que los heredianos solo tendrán la baja de Víctor Núñez, que pese a ser el gran goleador, ya en este torneo ha quedado claro que en este equipo sobran los sustitutos para él.
Por el momento, Solano prefiere el bajo perfil y dice que “aún nos falta un partido para clasificar a la final” y es cierto, porque será el resultado de ese juego y no el favoritismo hacia ellos, los que les hará dar el paso.
Para el “Sheriff” solo parece quedar un camino; dejar sus cálculos y estrategias de lado, y tratar de pasarle por encima al campeón, una empresa que huele a suicidio.
La otra serie entre Alajuelense y Saprissa está abierta. La Liga solo debe ganar y haciéndolo por cualquier marcador pasa, debido a la ventaja deportiva. No obstante, el Saprissa de Ronald González se juega mucho en este juego, muchísimo.
Llegó el momento para González de demostrar lo que vale su puesto en un equipo grande como el morado, cuya afición no pide, si no exige retornar al cetro; Ronald está a tres juegos de lograrlo y será interesante ver si es realmente capaz de guiar a este grupo hacia la cima del fútbol nacional.
“No hay motivo para celebrar ni para dormir tranquilos”, esa fue la principal frase de González luego de una victoria, porque sabe que en esta serie el desenlace todavía tiene mucha tela que cortar y que en Alajuela será otro partido muy diferente al del domingo pasado.
En la Liga jugará la astucia de Óscar Ramírez para poder imponer sus condiciones, lograr el o los goles que requiere y contener a los morados para que no le apliquen un lunes negro en el Morera Soto.
Tiene por resolver Ramírez, las complicaciones que en ocasiones cae su equipo para llegar al gol, porque el 1 a 0, por más mínimo que parezca, empezará a pesar desde el silbato inicial.

Luis Rojas
[email protected]
@La_Republica



Ver comentarios