Enviar
Con Sumo
Para todos los gustos

Carmen Juncos
[email protected]


Me parece que cada vez más los profesionales que estudian el mercado para orientar la producción la publicidad y el marketing, miran hacia los niños que, según se dice, definen hoy en algunos países por lo menos la mitad de lo que les compran los padres.
Sin embargo, más allá de los segmentos en que se divide a la población para satisfacer sus deseos, parece haber una necesidad de contar con ambientes donde niños y adultos ser puedan divertir por igual.
Es frecuente ver a los padres aburriéndose mientras sus hijos disfrutan, juegan y se entretienen y por otra parte es común también ver a los niños tremendamente aburridos soportando pasar un tiempo que se les hace eterno en sitios donde se entretienen los adultos.
Todo indica que serían muy bien recibidos espacios en donde tanto niños como adultos pudieran estar juntos pero haciendo cosas diferentes. Esto requiere ambientes y servicios diseñados especialmente a partir de este concepto que aún no se han inaugurado, al menos en Costa Rica.
No solo el sector turismo puede ofrecer mucho en este sentido, sino lugares como clubes y otros espacios en general en donde el ambiente, los productos y servicios alcancen a toda la familia en sus diferentes edades y preferencias.
El otro fenómeno que supongo mueve la imaginación de los diseñadores es el envejecimiento de la población. Las necesidades y deseos de un consumidor de mayor edad pero con buena salud y activo, reclaman lugares, productos y servicios especiales. No obstante, sería bueno que también para este segmento de población la tendencia no fuera aislante sino incluyente. Es decir, espacios en donde tanto los más jóvenes como los mayores encuentren su esparcimiento y a la vez puedan compartir.
Ver comentarios