Enviar
Con Sumo
¡Ese! ¡Es buenísimo!

Carmen Juncos
[email protected]

Vale la pena fijarse bien, pedir buen trato y acostumbrarnos mutuamente, oferentes y consumidores a tratarnos bien, no engañarnos y respetarnos.
Sin saber a estas alturas cómo resultará al final el comportamiento del consumidor costarricense en esta Navidad, si habrá el mismo consumo que otros años o la crisis frenará la compra en alguna medida, lo cierto es que sí tenemos un dato del cual hemos comentado en otros momentos en este espacio: nos volvemos más exigentes.
En setiembre lo comentaba como una percepción personal, pero ahora LA REPUBLICA nos ofrece datos concretos sobre este fenómeno durante este año.
A veces ocurre que los productos o servicios tienen fallas y esto genera quejas presentadas a la Defensoría del Consumidor del Ministerio de Economía.
El jueves anterior este periódico nos informaba que el consumidor tico está más decidido ahora a reclamar por malos productos o servicios. Es un comprador más informado y maduro. Esto es bueno. Creceremos todos: productores, oferentes y consumidores.
A educar en este sentido pueden contribuir varios aspectos, entre ellos la buena publicidad. Por el efecto que tiene el que sepamos elegir bien cuando adquirimos algo es importante que sigamos por ese camino de “maduración”.
Si escogemos los mejores productos, analizando antes y leyendo etiquetas, estaremos enviando una señal de que nuestra atención está puesta en medir bien la relación entre calidad y costo, buena atención y satisfacción por el resultado general.
Muchas veces, una sonrisa y un gesto amable es la mejor estrategia para comunicarnos en ese acto cotidiano de vender-comprar. Ensáyela y note los buenos resultados.
Que tengan una feliz Navidad en familia y en paz y que 2009 nos traiga mucha buena energía para emprenderlo con el optimismo responsable que nos hará ser mejores.
Ver comentarios