Enviar
Con Sumo
Crisis, frijoles y cáncer

Carmen Juncos
[email protected]

Hoy que por la crisis caemos en la cuenta de lo importante de producir arroz y frijoles en el país, no solo para garantizarnos su existencia sino para no tener que depender de que una posible escasez en el mundo dispare sus precios como lo hace con el petróleo, es muy interesante saber que además, nuestra costumbre de consumirlos es tan buena para la salud.

Siempre hemos sabido que los frijoles son muy buenos, pero ahora un grupo de investigadores de Granada —informa la agencia EFE— ha demostrado la efectividad de algunas proteínas presentes en diferentes tipos de legumbres como los guisantes, las habas, las lentejas o la soya (más comunes en otros países que nuestros frijoles rojos o negros) para prevenir y tratar enfermedades gastrointestinales y en especial el cáncer de colon.

Según parece se trata de proteínas que tienen capacidad para anular las señales moleculares que emiten las células tumorosas para crecer e invadir otras sanas. Estas proteínas pueden llegar “intactas” y “activas” —dicen— al intestino grueso, llevando sus propiedades beneficiosas hasta el último tracto intestinal.

Así que ya lo sabe, ¡a comer frijoles y otras legumbres! Que permiten la preparación de muchas recetas. La más simple, quizás, aunque no muy común aquí, es hervirlas en agua con sal y cuando están bien suaves colarlas y, calientes, agregarles aceite de oliva, pimienta negra y vinagre balsámico. Mezclar muy bien y al enfriarse pueden comerse acompañando ensaladas.
Ver comentarios