Enviar
Mala infraestructura, lentitud en operaciones y altos incentivos a muelleros asfixian crecimiento del país
Competitividad sufre por puertos del Caribe
• Costa Rica ocupa el puesto 128 de 133 naciones en este rubro en el índice de competitividad del Foro Económico Mundial

Natasha Cambronero
[email protected]

La lentitud en la carga y descarga de embarcaciones en los muelles, así como la deficiente infraestructura en los puertos de Limón son algunos de los principales yerros que golpean la competitividad del país.
Así lo revela el último informe de Competitividad Global elaborado por el Foro Económico Mundial, en el cual señala que la principal desventaja competitiva para Costa Rica es la mala calidad de la infraestructura portuaria.
En esta variable, el país ocupa la posición 128 de 133 naciones. En Latinoamérica, solo Venezuela se ubica por debajo, en la posición 129.
Asimismo, los altos incentivos que reciben los trabajadores de Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) por medio de la convención colectiva del sindicato, obstaculizan el crecimiento económico y las relaciones comerciales con el resto del mundo.
Las deficiencias en el manejo de las operaciones de los puertos caribeños no solo han generado que algunas compañías navieras cancelaran su arribo a esta costa, sino también que los costos de transporte sean elevados.
Por ejemplo, Costa Rica movilizó unos 835 mil contenedores el año pasado, lo cual se estima que tuvo un costo promedio de $993,8 millones. En contraste el cobro en Panamá para el mismo número de contenedores sería un 67,5% más barato.
“Los puertos del Atlántico son administrados en forma conjunta entre las autoridades de Japdeva y la cúpula del Sindicato de Trabajadores, mostrando un modelo de gestión que a todas luces impide una apropiada administración del negocio de los puertos”, señaló Luis Loría, investigador asociado de la Fundación Comisión Asesora en Alta tecnología.
Las horas de trabajo perdidas por huelgas o paros son otro de los grandes problemas según el estudio “Los Puertos del Atlántico y la Competitividad de Costa Rica” realizado por Loría.
Entre 2003 y 2008, se efectuaron 21 eventos de este tipo que provocaron el cese de operaciones durante 69 días y diez horas de trastornos en los servicios portuarios en Limón y Moín. En promedio de 11 días y 14 horas por año.
Esta suspensión de labores además incide en el tiempo de estadía de los buques en los muelles y por ende en los gastos operativos de Japdeva.
Por ejemplo, durante 2008, el tiempo total de estadía en los puertos del Atlántico fue de 86 mil horas, de las cuales un 44% correspondió a tiempo de espera y un 56% a tiempo de atraque.
El 80% de las exportaciones que salen vía marítima se realiza por medio de los puertos del Atlántico.
Ver comentarios