Enviar
Competencia, palabra clave de la banca en 2008

¿Unidos o separados? Las entidades estatales preparan sus armas para hacer frente a los megabancos que han llegado al país


Betzi Villalobos
[email protected]

El 2008 ha empezado con un fuerte movimiento en la industria bancaria, debido a la idea que se maneja de reunir a los tres bancos públicos en una sola entidad.
La propuesta se ha considerado debido a la necesidad de estas entidades de fortalecerse para hacer frente a las fusiones y adquisiciones que se dieron el año anterior, como la de Scotiabank con Interfin o la adquisición de Banex por parte de HSBC.
“Con esta unión se busca analizar alianzas estratégicas o sinergias que nos permitan avanzar y que los beneficios se trasladen a precios más bajos o mejores tasas de rentabilidad, sin olvidar mejoras en servicios y conectividad de toda la red bancaria estatal”, afirmó Guillermo Quesada, gerente de Bancrédito.
Especialistas consideran que una fusión a corto plazo no es viable para la banca pública (la cual se adueña de más del 65% del mercado según cantidad de activos y más del 50% en la colocación de créditos), porque además de que implica grandes riesgos apostar a una sola entidad, el proceso no se puede realizar de la noche a la mañana.
Ante esto el mercado deberá pensar en alternativas para unir los servicios que ofrecen estas entidades bancarias, como ya lo ha hecho el Banco de Costa Rica con Bancrédito, quienes hace ya más de tres años unificaron la red de cajeros automáticos.
Otra posibilidad que se encuentra en el tapete es la de lograr una especialización de cada banco en determinado nicho de mercado, a través de una directriz del Gobierno. Por ejemplo, el Banco Nacional podría trabajar en banca de desarrollo, el BCR en el sector corporativo y de vivienda, y Bancrédito en microcréditos.
Pero mientras se aclaran los nublados de esta iniciativa, el año empieza a correr y hay aspectos en los que también deben trabajar las entidades bancarias.
El descenso en el nivel de crecimiento de la producción de Estados Unidos, puede empezar a afectar la estabilidad y el crecimiento de la industria bancaria, según afirmó Bernardo Alfaro, subgerente general de Riesgos del Banco Nacional.

“Costa Rica depende mucho de lo que suceda en nuestro principal mercado de exportación; por ende, un estancamiento en la tasa de crecimiento, o incluso una recesión, afectarían la afluencia turística, el volumen de exportaciones y el influjo de dólares para inversión. Esas serían malas noticias para el futuro de las carteras crediticias”, comentó Alfaro.
Aunque asesores de la Cámara de Bancos pronostican un gran dinamismo en la economía nacional y una colocación de crédito similar al observado en 2007, otros analistas difieren con esta apreciación.
“Habrá que esperar qué pasa con el país del norte y además el comportamiento del precio del petróleo en el mercado internacional”, afirmó Alberto Franco, economista de Ecoanálisis.
Adicionalmente, hay proyectos, de gran relevancia para el sistema, en los que se espera logren avanzar en materia legislativa.

“Los dos proyectos que se encuentran en discusión en la Asamblea Legislativa y que tienen mayor relevancia son: Banca para el Desarrollo y Mercado de Seguros, la expectativa es que sean debidamente aprobados”, dijo Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos.
Ver comentarios