Enviar
Claro y Movistar recibieron ayer permiso para a operar
Competencia celular tiene vía libre… pero solo en el papel

Atraso en construcción de torres y conexiones con el ICE impediría que firmas puedan empezar en menos de dos meses
Si bien Claro de México y Movistar de España tienen ya vía libre para comenzar a competir a partir de la segunda semana de julio, este permiso no pasa más allá del papel, pues una serie de requisitos e impedimentos técnicos atrasaría un poco más su entrada en operaciones.
Ayer, ambas empresas recibieron el aval de la Contraloría General de la República para comenzar sus operaciones en forma oficial, al no encontrar mayores problemas en los contratos firmados con el Gobierno.
Esto significa que a más tardar la próxima semana deberán pagar los $170 millones que ofrecieron entre las dos por el grupo de frecuencias celulares ($95 millones de Movistar y $75 millones de Claro).
Una vez cancelados esos montos, se abre un plazo de dos semanas para oficializar la firma de los contratos con el Gobierno, publicar el decreto de adjudicación de frecuencias y prepararse para dar el banderazo.
“En 15 días arranca el proceso en que los operadores podrán iniciar la comercialización digital. Pasan entonces dos cosas en este plazo: hay que garantizar los acuerdos de interconexión que ya están refrendados y notificados por parte del Estado y se inicia la posibilidad de hacer campañas comerciales por parte de las empresas”, confirmó Hannia Vega, viceministra de Telecomunicaciones.
No obstante el camino no está aún allanado para ambas compañías. Una serie de aspectos técnicos impediría que comiencen a operar en tres semanas, como el Gobierno estima.
El principal problema es el desarrollo de la red de telefonía y la instalación de radiobases. El cronograma establece que para comenzar a trabajar las firmas ganadoras de las frecuencias deben garantizar la cobertura en al menos 29 de los distritos más poblados del Area Metropolitana.
Evidentemente las empresas desean tener listo más que eso, y garantizar el servicio en al menos las zonas más pobladas del país; sin embargo esto aún no ha sido posible.
“Hemos ido avanzando; sin embargo, el proceso de trámites de los permisos de construcción de las torres que Claro construirá directamente, no han sido lo expeditos que necesitamos. Reconocemos que ha habido voluntad del Gobierno de agilizar los trámites, pero a la fecha, la obtención de los permisos sigue siendo muy lenta y depende, también en gran medida de cada municipio”, confirmó Ricardo Taylor, gerente de Claro.
Al respecto, el Ejecutivo creó una comisión con el fin de tratar de agilizar los procesos, pero aún ayer existía un porcentaje importante de cantones que no habían aprobado el reglamento para instalación de torres.
El otro escollo tiene que ver con la puesta en operación de los enlaces de microondas con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Estos son los que permiten la comunicación entre las torres y los celulares.
Los contratos para estos enlaces se encuentran apenas en su etapa de borrador, y se espera que a finales de la próxima semana estén listos. No obstante, después de ello deberá pasar un proceso tedioso de pruebas técnicas, las cuales en muchos casos dependerán del ritmo que les imponga el ICE, el cual evidentemente no tiene ninguna prisa de que los competidores inicien su trabajo.
Sobre el tema, en Telefónica respondieron que “se trata de un paso más y muy importante, en el proceso hacia el lanzamiento comercial de sus servicios... Para poder desplegar la red y prestar servicios, aún se deben aprobar algunos temas relevantes tales como la interconexión entre operadores, tanto la firma del contrato como la interconexión física; también aprobar la totalidad de los enlaces de microondas solicitados por Telefónica y permisos necesarios para despliegue de red”.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios