Enviar

Los esfuerzos en mercadeo y publicidad realizados por Costa Rica para levantar nuevamente al sector turismo no dan los resultados positivos que sí han logrado nuestros vecinos

Competencia turística


Las proyecciones económicas que existen alrededor del turismo para este año no son nada alentadoras.
Los efectos de la crisis internacional ya han comenzado a sentirse con más fuerza en este sector, el cual reportó una caída en el número de visitantes del 13% durante el primer trimestre en comparación con el mismo periodo de 2008; se espera que para el final de este año la caída sea de alrededor del 12%.
Los esfuerzos en mercadeo y publicidad realizados por Costa Rica para tratar de reducir estos efectos negativos no parecen estar rindiendo los mismos frutos que los de otros países.
Centroamérica, por ejemplo, aún mantiene cifras de visitación positivas, y a excepción de El Salvador, las cosas por ahora marchan bien.
No decimos que el trabajo de Costa Rica haya sido bueno o malo, pero sí que los resultados no son lo suficientemente adecuados como para que el alicaído sector turístico costarricense recupere las esperanzas.
Esta situación nos debe llevar a un profundo análisis comparativo de lo que están haciendo otras naciones que les ha permitido mantener el crecimiento.
Naciones como Nicaragua, por ejemplo, reportan el mayor crecimiento de la región. Sus autoridades están apuntando a vender el destino como una nación atractiva y sobre todo competitiva en cuanto a precios.
En Panamá, mientras tanto, han apostado por la llegada de visitantes del Viejo Continente —mercado al cual también mira Costa Rica— con la diferencia de que ha logrado realizar importantes inversiones como la reciente inauguración de un puerto en el Caribe para la atención de cruceros, mientras en el país no se avanza en estos temas.
Esta situación de nuestros más inmediatos vecinos nos debe poner en alerta sobre la dura competencia que enfrentamos, y de que no debemos dormirnos en los laureles.
Ver comentarios