Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



MUNDO EMPLEO


Compensaciones ganan terreno frente a salarios

Grettel Prendas [email protected] | Lunes 16 mayo, 2016

“Los gerentes que gestionan el talento están en la necesidad de innovar en los paquetes de compensaciones”, dijo Victoria Scott, gerente de PwC. Esteban Monge/La República


Las compensaciones variables ganan terreno frente a los salarios en el esquema total de remuneración de los ejecutivos, pasando de un 14% a un 21% en los paquetes de compensación, frente a los salarios, que pasaron de un 80% a un 68% entre 2000 y 2016.
Así se desprende del estudio Sistema Empresarial de Información Salarial, de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC).
De esta manera, las compañías brindan bonificaciones, participación en utilidades y esquemas de incentivos y comisiones para compensar la falta de incrementos sustanciales en los salarios que pagan en efectivo, ya sea en colones o en dólares.
Recurrir a esta práctica es cada vez más frecuente entre las compañías en los últimos años, con el fin de retener el talento y compensar el desempeño de los colaboradores, especialmente de los niveles ejecutivos.
No obstante, las variaciones han venido mostrando una tendencia decreciente en línea con la desaceleración de la inflación de los últimos periodos.
Por ejemplo, el crecimiento de la remuneración ejecutiva rondó el 7,5% en promedio anual en los últimos años, pero entre el primer semestre de 2015 y el primer semestre de 2016, el aumento fue de un 4% solamente.
Actualmente, el 62% de los ejecutivos están incluidos en algún esquema de compensación variable, sobre todo los que laboran con empresas transnacionales, lo que representa un 12% más de ellos con relación a 2005.
Las compañías de los sectores de servicios y comercial, así como las de tamaño medio son las que recurren más a estas prácticas.
Sin embargo, las empresas grandes compensan en un nivel más competitivo a sus puestos gerenciales, en segundo lugar, las medianas (a un 82% de las grandes en promedio) y en tercer lugar las pequeñas (a un 65% de las grandes en promedio), guardando una relación directa entre tamaño y remuneración.
En cuanto a actividad, el financiero le gana la partida a los demás sectores que son un 44% menos competitivos en remuneración ejecutiva.
Durante el primer semestre de 2016, los salarios crecieron un 1,6%, esto sin tomar en cuenta el decreto de salarios mínimos para el sector privado que estableció un incremento de 0,67% a partir de enero.
Durante el segundo semestre de 2015 y el primer semestre de 2016, las empresas de tamaño grande fueron las que otorgaron los mayores incrementos salariales, mientras que las pequeñas hicieron los menores ajustes para los mismos periodos.
“Las empresas deberían enfocarse más en aumentar los salarios emocionales en los puestos no ejecutivos, con detalles para enamorarlos que pueden ser permitir el uso de una vestimenta casual o hacer teletrabajo”, dijo Victoria Scott, gerente de PwC.
Durante el primer semestre de 2016, las empresas industriales del Régimen Normal fueron las que en promedio otorgaron los mayores incrementos salariales, mientras que en el primer y segundo semestre de 2015 habían sido las de Zona Franca.
Sin embargo, las empresas de Zona Franca son las que ofrecen un promedio mayor en la compensación absoluta en todos los niveles.
El estudio se realizó a 450 empresas y 1.510 posiciones, entre enero y abril de este año.