Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


¡Compasión y humanidad!

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 20 noviembre, 2015


“Cuando los pueblos emigran, sus gobernantes sobran”. José Martí

Sinceramente
¡Compasión y humanidad!

Esta crisis de los emigrantes cubanos a quienes Nicaragua —que se dice amiga del pueblo cubano— les ha cerrado el paso por su territorio hacia Estados Unidos, ha mostrado cómo los valores y la preparación, la buena fe y la organización en nuestras relaciones exteriores bien sirven a Costa Rica.
No puede el país dar la espalda a los seres humanos en esta encrucijada. No venían para Costa Rica, iban e irán hacia Estados Unidos. El tránsito a través de un país puede requerir control y algún problema logístico, pero siempre el ser humano está por encima de cualquier interés, ideología o bloque político.
No se genera un drama humano por razones de política internacional o doméstica. No se juega con la vida y el bienestar de seres humanos por razones de afinidad entre sistemas y líderes políticos. Este es un asunto de derechos humanos, de compasión y amor al prójimo que debe de ser abordado en esta óptica con sentido de urgencia.
El uso de la fuerza ha empeorado el dolor y la angustia sin proveer solución alguna. Las bayonetas y las ametralladoras no resuelven los problemas humanos. Un ejército desplegado en la frontera es inadmisible sobre todo cuando las personas solo buscan trasladarse a otro país.
¿Qué habría sucedido si Costa Rica hace lo mismo con los nicaragüenses que ilegalmente han venido a vivir entre nosotros los costarricenses? ¿Qué habría sido de la paz y de las soluciones humanas para quienes, dejando su país, buscan internarse en Costa Rica para vivir en paz y conseguir trabajo, si hubiéramos movilizado la Fuerza Pública a la frontera? Mala y deshumanizada solución la de nuestros vecinos.
¡Tenemos Ministro de Relaciones Exteriores! Sí, señor, un Ministro con mayúscula. Don Manuel ha defendido a Costa Rica como un buen padre de familia defiende a su prole. En buena hora contamos con sus servicios en el Ministerio de Relaciones Exteriores.
Hemos visto a don Manuel defender al país en los litigios con Nicaragua con habilidad y con el perfil bajo de quien trabaja para alcanzar los resultados finales y no para cosechar los pasajeros aplausos y los minutos bajo los reflectores de quienes persiguen una agenda paralela a su deber constitucional.
Hemos visto sus correctas acciones en el ámbito del litigio de Isla Calero, en el manejo de las relaciones con un país de actuar complejo como Nicaragua. Lo hemos visto esgrimir conceptos frente a exabruptos. Lo hemos visto lucir gallardía frente a las bajezas de nuestros coyunturales detractores internacionales.
La formación de una comisión multinacional para planear y resolver este problema bien puede ayudar. La creación de un controlado corredor humanitario es urgente para que los migrantes legítimos atraviesen, con plenas garantías, Centroamérica.
No es imponiendo puntos de vista unilaterales sobre la migración como se dará solución a problemas complejos. Bien harán los países en coordinar políticas y acciones, así como preservar siempre en su punto de vista que los derechos humanos deben ser protegidos y custodiados siempre.

Emilio R. Bruce
Profesor
[email protected]