Enviar
Scotiabank y Private Property ofrecen protección contra fraude registral
Compañías se alían para frenar robo de propiedades

Wilmer Murillo
[email protected]

En un esfuerzo por frenar el robo de propiedades, Scotiabank de Costa Rica y la empresa Private Property Register (PPR) anunciaron una alianza para ofrecer un nuevo servicio de seguridad registral basado en el monitoreo diario de la información inscrita en el Registro Nacional.
En el país se roban en promedio entre una propiedad cada tres días y una diaria, y en un solo caso de fraude registral la Fiscalía de San José detectó 100 propiedades involucradas, dijo Scotiabank en un comunicado.
Aunque no existen cifras exactas, en los últimos años se ha presentado un promedio de 100 denuncias anuales.
Cualquier propiedad puede ser objeto de fraude registral, de acuerdo con los expertos: las que pertenecen al Estado, los terrenos pequeños —hasta ahora catalogados como de bajo riesgo—, y hasta las propiedades habitadas por sus dueños.
“Equivocadamente se cree que las propiedades que se encuentran como garantía hipotecaria están protegidas ante un posible fraude registral”, dijo Fernando Víquez, director de Mercadeo y Productos de Scotiabank.
Víquez explicó que cuando esto ocurre, la persona debe continuar cancelando una deuda por una propiedad que ya no le pertenece, pues la ausencia de garantía no cancela la operación crediticia, lo que implica un perjuicio económico adicional.
“La realidad es que todo inmueble puede ser objeto de robo y con esta alianza lo que queremos es ofrecer mayor seguridad a nuestros clientes y proteger también el negocio. Es un servicio innovador y de gran utilidad para el público en general y estará disponible en las 44 sucursales del banco”, señaló Víquez.
El costo para los clientes de Scotiabank que tienen una operación hipotecaria será de $2 al mes. Los clientes del Banco que no tienen una propiedad como garantía hipotecaria podrán contratar el servicio por $7 mensuales.
La empresa PPR, de capital nacional, diseñó un software especial que realiza un monitoreo diario y automático de las propiedades de los clientes. El sistema es ágil y rápido, tanto que puede hacer más de una inspección por segundo. Si detecta un cambio, por pequeño que sea, emite una notificación inmediata al dueño, dijo un vocero de la empresa.
El fraude registral consiste en la presentación de un documento falso para tramitar la venta de una propiedad. Como los notarios tienen fe pública, el Registro Nacional no puede ni tiene por qué sospechar de la legalidad del documento y debe darle trámite.
Existen otros mecanismos para robarse una propiedad, por ejemplo usando cédulas de identidad falsas o con la ayuda de topógrafos, así como fraudes para alterar planos y hacer rectificaciones de medidas.


Ver comentarios