Enviar
Martes 5 Marzo, 2013

Es necesario reestructurar el sector público, una política adecuada de salarios, una reforma fiscal progresiva, y continuar disminuyendo la evasión fiscal


Cómo lograr equilibrio fiscal

El Gobierno Central financia con deuda su déficit fiscal. Estará financiado en un 40,1% con deuda y con una proyección de déficit fiscal del 4,8% del Producto Interno Bruto (PIB) para 2013 y se proyecta un 5% de 2004 a 2017.
En el caso de la deuda representa un 40,1 del Presupuesto Nacional (PN) y se proyecta que llegue hasta un 60% del mismo en 2017.
Es necesario analizar la composición del gasto del PN. Actualmente más del 90% de este se destina a atención de la deuda pública, salarios, y transferencias, por lo queda un porcentaje muy bajo para inversiones, materiales y servicios.
En el caso del pago de remuneraciones o salarios se ha venido incrementando el gasto, entre otros factores, por creación de plazas y pago de los aumentos generales de salarios otros incentivos salariales.
En los dos últimos presupuestos se ha financiado gasto corriente con crédito, lo que no es lo más adecuado, porque se financian obligaciones permanentes con recursos de endeudamiento que deberían destinar a inversiones en obras y equipo y las obligaciones permanentes atender con ingresos corrientes u ordinarios. Por años se han aprobado leyes que establecen destinos específicos para los recursos del presupuesto nacional, sin considerar el principio constitucional de equilibrio presupuestario que se debe observar cada año.
Esto ha generado una gran inflexibilidad a los presupuestos anuales, que tienen comprometidos prácticamente la totalidad de los recursos.
Es fundamental mantener un balance entre las necesidades actuales y las prioridades que definió el legislador ordinario en leyes específicas.
Por lo tanto, es responsabilidad de los legisladores el determinar si es pertinente seguir aprobando leyes que establecen un destino específico de ciertos ingresos, o lo que es más serio, establecer obligaciones con cargo al presupuesto nacional sin tener claro de dónde se tomarán los recursos para atender esas obligaciones, de acuerdo con una planificación.
Las necesidades y requerimientos de las sociedades son cambiantes, por lo que los recursos destinados mediante leyes a atender determinadas situaciones, no necesariamente están vigentes en todo momento, o por la totalidad del monto asignado en la ley específica.
Tener un déficit fiscal manejable no se va a lograr si no se hace un análisis integral de la situación que involucre una reestructuración del sector público con más de 300 entidades, la evasión fiscal, lograr un accionar más eficiente y eficaz del sector público.
Se debe realizar un estudio integral de los ingresos y gastos, no solo del Presupuesto Nacional y una reestructuración del sector público que lo haga más eficiente y eficaz. Se debe tener claro que el déficit fiscal se puede enfrentar aumentando ingresos o reduciendo gasto.
Es necesario reestructurar el sector público, con más de 300 entidades y más de 900 programas, establecer una política adecuada de salarios y eliminar la gran cantidad de incentivos adicionales al salario base, regular los salarios mayores a 5 millones de colones y se debe proponer una reforma fiscal progresiva, realizar un análisis integral de la deuda interna y externa y analizar posibilidades de renegociaciones en mejores condiciones financieras y, muy importante, debe continuar disminuyendo la evasión fiscal.

Bernal Monge Pacheco
Consultor