¡Cómo le costó a Brasil!
Paulinho caza en las alturas un tiro de esquina de Neymar, tras aprovechar la mala marca de Martín Cáceres y la pésima salida del arquero Fernando Muslera, para darle el pase a Brasil a la final.Nelson Almeida-AFP/La República
Enviar

¡Cómo le costó a Brasil!

Un gol de Paulinho en los últimos minutos le dio a la canarinha el pase a la final

El genio de Neymar, autor de dos asistencias, condujo a Brasil a la final de la Copa Confederaciones con una victoria difícil contra Uruguay por 2-1, en un partido duro, lleno de faltas y de tensión.
Una individualidad de Neymar propició el rechace que Fred convirtió en el primer tanto brasileño, al filo del descanso, y después sirvió el lanzamiento de esquina que de cabeza transformó Paulinho en el gol de la victoria.

201306262333070.a22.jpg
Edinson Cavani anotó el tanto de Uruguay, selección que pudo haberse puesto por delante en el marcador con un penalti que falló Diego Forlán cuando el partido estaba empatado a cero.
De haber acertado podría haber cambiado la historia de un partido que, a grandes rasgos, correspondió a las expectativas de uno de los clásicos suramericanos de mayor rivalidad.
La tensión y la rivalidad extremas se tradujeron en un encuentro duro, con mucho contacto, bastantes faltas por ambas partes y pocos espacios para que el fútbol fluyera.
Uruguay jugó mejor que Brasil en varias etapas del partido, anuló en gran medida la creación de los anfitriones, pero las individualidades de Neymar desequilibraron el encuentro.
El equipo de Óscar Washington Tabárez impidió a Brasil repetir un inicio de partido avasallador como ocurrió en los tres primeros partidos de la primera fase, con una presión muy arriba, en la que estaba implicada hasta el trío ofensivo de la Celeste.
El centro del campo uruguayo, con un trabajo ingente de Cristian Rodríguez, una sombra constante para Paulinho, y de Edigio Arévalo, muy atento a todos los movimientos de Óscar, impedía que Brasil pudiese desarrollar su habitual juego de toque.
Con el equipo anfitrión muy lejos de la portería rival, la primera gran ocasión del partido fue un penalti en el minuto 12, fruto de un tirón de camisa de David Luiz a Diego Lugano. Forlán fue el responsable de tirar el penalti, en medio de un estruendoso abucheo por parte de la afición local, pero Julio César, con una estirada espectacular, evitó el gol.
La presión uruguaya mantuvo a Brasil con las manos atadas en gran parte de la primera parte y hasta la media hora, a pesar de su dominio del balón, solo produjo un par de ocasiones, un tiro lejano de Óscar y una internada de Paulinho.
Los visitantes tampoco lograban crear demasiado peligro porque rifaban el balón en exceso cuando iniciaba los contraataques y tan solo causó incertidumbre un tiro desviado de Forlán.
Sin progreso en el juego colectivo, Brasil salió del atolladero gracias a una jugada individual de Neymar, que se internó en el área y trató de superar por alto al portero Fernando Muslera, que palmeó y dejó el balón a los pies de Fred, que solo necesitó empujar a gol.
Nada más regresar del descanso, Uruguay estableció las tablas con un remate certero de Cavani, después de una serie de toques y un mal rechace de Thiago Silva, que regaló el balón en su propia área al delantero rival.
Eran los mejores minutos de Uruguay. El equipo celeste tenía más presencia ofensiva gracias a los desdobles entre Luis Suárez y Forlán, que causaron grandes problemas a Brasil.
La entrada de Bernard, joven talento del Atlético Mineiro, oxigenó el juego de Brasil, y la subida de Marcelo, que se instaló en la posición de extremo, le imprimieron velocidad y le permitieron al equipo pisar el área celeste con más asiduidad.
A pesar de su gran dominio, Brasil aún tenía dificultades para poner a prueba a Muslera y solo el saque de esquina teledirigido de Neymar a la cabeza de Paulinho le permitieron el pase a la final, ante un Uruguay que no dejó de luchar.


Belo Horizonte, Brasil/EFE

Ver comentarios