Enviar
¿Cómo funciona un contrato de cobertura cambiaria?

Juan Pablo Arias
[email protected]

Pese a que la Bolsa Nacional de Valores (BNV) insiste en que la demanda por contratos de coberturas cambiarias continúa sin despuntar, muchos actores del mercado desconocen el funcionamiento de estos mecanismos de previsión.
"La estructura es sencilla, es un contrato legal con derechos y obligaciones normales y con una obligación especial basada en el precio de contrato y el precio de entrega”, manifestó Mathew Sullivan, director de la Bolsa Nacional de Valores.
En la actualidad solo los puestos de bolsa de los bancos BCT y BCR están autorizados a realizar este tipo de contratos.
La transacción se realiza de la siguiente manera: primero se determina el monto del contrato, una fecha relevante y el tipo de cambio para fijar. Posteriormente se paga a la Bolsa una garantía (2% por mes).
En la fecha de entrega se recibe el monto establecido multiplicado por la diferencia entre tipo acordado y el tipo actual.
El reglamento sobre contratos de diferencia de la BNV incluye seis derivados específicos. Hay dos de tipo de cambio (FX), dos de tasas de interés de corto plazo (STIR) y dos de tasa de interés en el mediano plazo (FRA).
Cada uno de estos derivados genera un pago o recibo al final del periodo del contrato.
Este pago contrarresta la pérdida o la ganancia en relación con una posición subyacente riesgosa. Puede ser una deuda variable, un ingreso en euros cuando los gastos correspondientes están en colones, por ejemplo.
Las controversias, diferencias, disputas o reclamos que resulten de estos contratos, ya sea por su ejecución, incumplimiento, liquidación interpretación o liquidez, se resolverán por medio de un arbitraje de derecho según el procedimiento previsto en la ley 7727.
Ver comentarios