Enviar
Viernes 2 Noviembre, 2012

Cómo fabricar la crisis perfecta

¿Cómo fabricar la crisis perfecta y dar paso a la revolución social? Un buen inicio es imitar lo hecho por España y Grecia en el campo económico y social.
Podemos ir al rescate financiero de las instituciones que ocasionaron la crisis y hacer que todos los contribuyentes lo paguen, a través del cobro exagerado de impuestos y el aumento de las tasas de interés.
¡Sorpresa!, ya lo estamos haciendo, a través del Proyecto Eurobonos, dado el fallido intento del Paquete de Impuestos, mal llamado, Plan Fiscal.
Podemos simular que recortamos los gastos de Gobierno para que nos den más créditos que luego tendremos que pagar con elevados intereses; pero en realidad, recortar los gastos sociales y ayudas gubernamentales a los sectores más necesitados; mientras mantenemos el despilfarro en la administración política y gerencial del Gobierno. Nuevamente, ¡sorpresa!, ya lo estamos haciendo, a través de presupuestos de gobierno inflados en áreas políticas y administrativas y desinflados en áreas sociales y de asistencia estatal.
Idem, podemos recortar los salarios de los trabajadores públicos y privados en general; mientras que, mantenemos los de los jerarcas, directivos, presidentes y gerentes por las nubes, pletóricos de pluses y privilegios salariales; para así, aumentar y acrecentar la brecha y la desigualdad salarial, social y de clases.
¡Qué sorpresa! También lo estamos haciendo; con el mantenimiento de pluses y privilegios salariales a jerarcas, políticos, presidentes de instituciones autónomas, gremios y ciertos grupos, cúpulas y elites de poder dentro del gobierno y sus diferentes instituciones públicas.
Finalmente, podemos aumentar el desempleo (el paro como le llaman en España) a niveles insoportables para la economía del país; favoreciendo políticas de contratación empresariales de corte neoliberal, la contratación por clientelismo político y eliminando las garantías sociales y de contratación que protegen tanto al trabajador público como al privado.
¡Vaya sorpresa! !También lo estamos haciendo!…
Lo único que nos falta por hacer es preguntarnos ¿Cuándo daremos paso a la revolución social?

Reinhardt Acuña Torres
Consultor en biotecnología aplicada