Enviar
Martes 5 Julio, 2011

Cómo apoyar a las pymes

Me gustaría dar algunos criterios sobre por qué muchos negocios catalogados como pymes fracasan en nuestro país o pierden rentabilidad.
Una mayoría de las pymes nacen como resultado del conocimiento que van adquiriendo sus fundadores como empleados y se animan a iniciar su propio negocio. Empiezan a tener éxito y se enfrentan al reto del crecimiento, para lo cual normalmente se encuentran limitados de recursos económicos para solventarlo.
¿Qué hacen antes esta situación? Dificultados para presentar documentos y calificar en una institución financiera que otorga estas facilidades, acuden a prestamistas que cobran altos intereses y restan rentabilidad al negocio.
Algunos errores que se cometen:
• Pensar que el conocimiento del negocio servirá para todo: cómo realizar el producto y cómo llevarlo a su destino final.
• Menospreciar la parte de la organización de la pequeña empresa, no se busca a quien tenga ese conocimiento.
• Creer que la contabilidad es un mal necesario. Buscar un profesional en esta área que no asesora, solo trata de cumplir con llevar la contabilidad tributaria. Además normalmente se contrata al contador que cobra más barato. Ese profesional lleva hasta 50 contabilidades y lo que hace es cumplir con una más de las tantas que maneja.
En mi experiencia bancaria recibí muchísimos estados financieros de empresas pequeñas cuyo estado contable era de quiebra, incluso con patrimonio en rojo y que en términos reales no reflejaba la realidad de la empresa.
El estado financiero de un año no coincidía con el del siguiente periodo fiscal, producto de un error del contador. Muchas veces se rechazaban créditos a tasas de interés atractivas por esta situación. El costo de oportunidad de no contratar a gente calificada es muy alto, dado que condena a estas pujantes empresas a no lograr mayores crecimientos a costos razonables, algo que realmente les ayude. Aquí se aplica aquella frase de que lo barato sale caro.
Hoy Costa Rica cuenta con muchos profesionales que podrían ayudar a estas empresas a lograr sus objetivos de crecimiento. Tampoco se trata de invertir sumas poco razonables sino tratar de realizar la mejor elección.
Mi consideración final es aconsejar a las pequeñas empresas que no escatimen recursos en un aspecto que puede condenar a su empresa al éxito o fracaso, a lograr no solo una contabilidad tributaria sino que sirva para la toma de decisiones de la empresa y permita el crecimiento que todos desean.

Marco Antonio Montero Jiménez