¿Cómo adaptar las prácticas de la OCDE a mi negocio?
“Un reto particular en Costa Rica es el desarrollo de un mercado de valores más activo en favor del empresario”, dijo Blume, experto de la OCDE. Esteban Monge/La República
Enviar

Las empresas deben autoanalizarse, ver cómo se rigen sus controles y acciones, tanto entre los dueños como los administradores, para mitigar los riesgos que podrían llevarlas al fin de su accionar.
Por esto, brindar herramientas para el éxito y la continuidad de las empresas es un tema importante para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tal y como lo comentó Daniel Blume, director de Relaciones Financieras y Empresas de esta organización, en su visita al país.

Tomando en cuenta la experiencia de países de la OCDE, ¿qué prácticas promueven entre los empresarios para impulsar las empresas?

La OCDE tiene dos normas reconocidas a nivel mundial: los principios de Gobierno Corporativo del G-20 y las directrices para empresas públicas, que proporcionan una serie de recomendaciones de buenas prácticas.
Algunas de estas recomendaciones son para la política, otras para la regulación del gobierno empresarial.
También incluyen otras acciones para empresas con respecto a la información que deben revelar, su transparencia, cómo las empresas deben estructurar sus consejos de administración, comités en las juntas, y qué tipo de cosas deben preocuparles.
En pocas palabras, su objetivo es garantizar que las compañías u organizaciones públicas tengan las herramientas que necesitan para tener éxito, y, al mismo tiempo, determinar qué son responsabilidades de sus accionistas, del mercado y de las partes interesadas.

¿Cómo promueven las buenas prácticas de gobierno corporativo, en especial, siendo un término que se relaciona solo con acciones públicas?

Si bien, el gobierno corporativo se centra principalmente en cómo se rigen las empresas (es decir, la relación entre los accionistas de una empresa o propietarios, el consejo de administración y su gestión), el Gobierno también tiene un papel muy importante que desempeñar.
En Costa Rica, el papel del Gobierno entra en juego sobre todo porque es propietario de tantas empresas importantes (Recope, ICE, INS, bancos, entre otros).
La OCDE ofrece recomendaciones de buenas prácticas en el caso de las empresas estatales que tratan de garantizar que tengan objetivos claros y metas.
En Costa Rica, el Instituto de Gobierno Corporativo puede ser un aliado útil tanto para empresas públicas como privadas, que buscan apoyo —a nivel de gestión o en el consejo de administración— para beneficiarse de la experiencia internacional en la adaptación de las mejores prácticas a las condiciones del mercado local.

En Costa Rica, un 85% de las empresas son familiares, ¿qué factores deben tomar en cuenta para continuar, impulsarse y luego pasar a la siguiente generación?

Para las empresas familiares que no tienen accionistas externos, las exigencias de gobierno corporativo son diferentes, que para las que tienen un gran número de diferentes accionistas.
Hay algunos requisitos de gobierno corporativo básicos que son aplicables a cualquier empresa, incluido el valor de un consejo de administración, que puede aportar a través de diversas experiencias en la revisión de la estrategia y ayudar a promover sus intereses a largo plazo.
Prácticas contables adecuadas, el buen funcionamiento de los controles internos y la atención a la gestión de riesgos pueden beneficiar a cualquier empresa de tamaño medio o familiar.

¿Cuál es el reto para Costa Rica en la promoción empresarial?
Un reto particular en Costa Rica es el desarrollo de un mercado de valores más activo, con más empresas haciendo uso de acciones o bonos para proporcionar fondeo para el crecimiento.
El buen gobierno corporativo puede contribuir a la confianza de los inversionistas y aumentar el atractivo del financiamiento por medio del mercado de valores para las empresas y los inversores.

201606092007420.rec-6.gif

 


 



Ver comentarios