Enviar
Como empezando

Luis Rojas
[email protected]

La acción se traslada desde este sábado a Filadelfia, donde los Filis y los Mantarrayas lucharán por tomar la ventaja en la serie a cuatro de siete juegos con la que se está definiendo la Serie Mundial de Béisbol.
Igualdad a una victoria por bando es el resultado de los dos primeros encuentros en Tampa, en los que todavía no se vieron vestigios de superioridad de uno u otro equipo, en dos partidos que apenas cumplieron con su traje de serie mundial y que estuvieron algo distantes de estar brillantes.
Cole Hamels por los Filis, con cuatro victorias ya en postemporada, y James Shields por Tampa fueron los ganadores de los dos primeros juegos, amparados en una buena defensa que les evitó complicaciones.
Ahora, para el tercer juego la serie nos trae una con otra: por un lado los Filis juegan en casa, pero por el otro los Tampa tendrán en el montículo a Matt Garza, el jugador más valioso de la serie por el campeonato de la Liga Americana. La incógnita aquí será si Matt continuará mostrándose dominante o si la ofensiva de los Filis despertará; sobre esto último, cabe destacar que los de Filadelfia solo han conectado un hit en 28 oportunidades al bate con hombres en posición de anotar, y han dejado 22 corredores estancados en las bases. Hay que abonar a esto la sequía de su torpedero y principal bate, Jimmy Rollins.
Al frente Garza tendrá a Jamie Moyer, el más veterano de las mayores, con 46 años y muchas ganas de darle una lección al joven Garza, lo cual, aparte de ayudar a su equipo, sería adicionar otra buena experiencia para el álbum de los recuerdos.
El problema es que Moyer no ha estado muy fino en esta postemporada y contabilizó las dos únicas derrotas de Filadelfia en los playoffs, aparte de que no terminó el segundo inning ante los Dodgers, en el tercer juego de la serie de campeonato por la Liga Nacional. Aun así, los números del veterano le favorecen con un 16-7 durante la temporada y 246 victorias de por vida.
Con respecto a las ofensivas de ambos equipos, los expertos consideran que estamos viendo dos diferentes en esta serie. Por un lado la de los Filis, acostumbrados al método del jonrón para fabricar carreras (214 en la temporada regular) y aunque fueron el tercer conjunto con más robos (136), no causaron mucho daño por otras vías. Mientras tanto, Tampa Bay es la otra cara de la moneda, como se vio el jueves con dos carreras que entraron por rodados al cuadro interior y otra que se produjo con un toque en una jugada de “squeeze”.
Está por verse si Filis-Rays encienden la mecha de esta serie, aunque cuidado, que sin jugar esta podría apagarse por los pronósticos de lluvia en Filadelfia, que tienen en ascuas este tercer partido.


Ver comentarios