¿Cómo deben ser sus meriendas durante la jornada laboral?
Enviar

En horas laborales a muchas personas se les complica cuidar sus tiempos y tipos de comida. Las meriendas que se realizan suelen ser los momentos de mayor vulnerabilidad, porque el día va acabando, las personas están cansadas y por lo general se acostumbra consumir repostería, galletas rellenas o distintos tipos de pan.

Las personas necesitan comer cada dos o tres horas. Lo importante es ir modificando la conducta alimentaria y la relación que se tiene con la comida, y poder ejercer decisiones de forma consciente. Es decir elegir con el cerebro nuestra comida, y no solo con nuestra boca.

“La clave de una alimentación balanceada no es dejar de comer, sino saber elegir desde la calidad hasta la cantidad”, comentó Melania Cevo, nutricionista de Consultas Nutrición.

Es posible comer sano dentro del ámbito laboral, solo es cuestión de hacer el propósito y complementarlo con alimentos adecuados para garantizar un equilibrio.

Asegurar la dosis justa de proteínas, a través de carnes magras, huevos y lácteos puede inclinar la balanza para el lado del bienestar. Aportar un buen contenido de calcio, frutas y verduras puede fortalecer la dieta diaria.

Tome nota de las siguientes meriendas saludables:

2 pejibayes + 1 cucharada de mayonesa liviana: Esta merienda es alta en fibra. El potasio presente en esta opción de merienda ayuda a regular la presión arterial y reduce los calambres en personas que utilizan diuréticos, atletas o mujeres con cambios hormonales. Su alto contenido de antioxidantes ayuda también a reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

1 paquete de galletas de maíz tostado + 1/8 de aguacate: el aguacate no solo protege la salud visual, también contiene vitamina K.

2 tortillas + 1 rebanada de queso fresco + 2 cucharadas de frijoles molidos: El queso es un producto que por su origen lácteo aporta calcio, y si es bajo en sodio resulta apto para personas con hipertensión. El queso aporta vitamina B12, zinc, fósforo y vitamina A, contribuyendo a mejorar la producción y regeneración de glóbulos blancos.

1 rebanada de pan integral (de preferencia tostar) + 1 cucharada mermelada sin azúcar agregado, sin edulcorante artificial: esta opción es alta en fibra por el pan integral, los granos integrales ofrecen todo el contenido nutricional del cereal, quiere decir que no solo son altos en fibra, sino que además son granos que por ser integrales, completos y poco procesados, aún contienen todas sus vitaminas y minerales.

Media chorreada + 1 cucharada de natilla: El maíz no es simplemente una harina, sino que es una de las más nutritivas. No solo aporta carbohidratos, aporta también vitamina A. Su alto contenido de fibra ayuda a prevenir desde las hemorroides hasta cáncer colorrectal, cuando es parte de una alimentación balanceada.

 



Ver comentarios