Comience ahora si desea liderar
Enviar

Harvard

Comience ahora si desea liderar

Para convertirse en líder, no espere hasta obtener un cargo importante o la mejor oficina. A continuación tres cosas que puede hacer ahora, aunque otro sea el que toma las decisiones:
• DEMUESTRE SU POTENCIAL. Ofrézcase para nuevas iniciativas, especialmente para las que pudieran ser visibles para gente de afuera de su unidad. También busque oportunidades fuera del trabajo. Puede pertenecer a la junta directiva de una organización local sin fines de lucro u organizar un evento de voluntarios en su comunidad.
• APOYE A SU JEFA PARA QUE ALCANCE SUS METAS. Averigüe qué es lo que le quita el sueño a su gerente y proponga soluciones a esos problemas.
• ENCUENTRE MODELOS A SEGUIR. Vea a las personas que tengan los puestos deseados por usted y estudie cómo actúan, se comunican y se visten. Identifique comportamientos que pueda imitar sin dejar de ser usted mismo.

IMPRESIONE A SU JEFE EXTRANJERO
Si piensa que es difícil impresionar a su jefe, intente hacerlo en una cultura desconocida donde los métodos naturales que funcionan en casa pudieran fallarle. En estas circunstancias necesita ser más deliberado. Empiece haciendo un gran trabajo, mostrando lealtad a la empresa y ayudando a su jefe a alcanzar sus metas profesionales. Por supuesto, la forma de hacer estas cosas variará según cada cultura: en una cultura “hacer un gran trabajo” puede significar escuchar cuidadosamente lo que su jefe quiere que haga y luego realizar la tarea precisamente así. En otra, puede significar tomar la iniciativa y ofrecerse como voluntario para las tareas. Trabaje duramente para aprender el contexto local. Y conozca las preferencias individuales de su jefe. Consulte con colegas y encuentre un mentor cultural.

EVITE UN ENTORNO COMPETITIVO
Es desmoralizante tener un jefe que lo enfrenta a sus colegas. No caiga en esta dinámica. En cambio, colabore con sus colegas para encontrar sus propias formas de trabajar juntos sin aumentar la competencia. Dígale a su jefa cómo se siente por esta situación, pero sea diplomático y constructivo. Si piensa que se está quejando, no tomará sus inquietudes con seriedad. Primero discútalo con su colega o colegas y luego reúnase con su jefe, tal vez todos juntos. Diga que le gustaría dejar de competir por la atención porque lo distrae de hacer su mejor trabajo. Pregúntele si puede evitar ponerlo en situaciones competitivas (y dé algunos ejemplos, en caso de que no esté en sintonía con su propio comportamiento) para que ambos puedan ser más productivos, para beneficio de todos.

Temas de conversación


CON EL TIEMPO, LOS GRUPOS SE DECEPCIONAN DE LOS EXTROVERTIDOS
Al unirse a un grupo, los extrovertidos son percibidos como de estatus alto. Pero en un experimento que implicó escenarios imaginarios, el estatus percibido de los extrovertidos cayó de 4,37 a 3,87 en una escala de 7, a medida que el grupo comenzó a considerar menos valiosa su asertividad y locuacidad, y a sospechar que los motiva el interés propio, dice Corinne Bendersky, de la UCLA, y Neha Parikh Shah, de Rutgers.

SALIR DEL MAL HUMOR PUEDE HACERLO MÁS CREATIVO
Las personas que fueron sumergidas en mal humor al pedirles que escribieran sobre experiencias dolorosas, pero que luego fueron llevadas a buenos estados de ánimo al pedirles que escribieran sobre eventos felices fueron subsecuentemente mejores imaginando ideas creativas para mejorar la enseñanza en las universidades que las personas que siempre estuvieron de buen humor, dice un equipo liderado por Ronald Bledow, de la Universidad de Gante, en Bélgica.
 

Ver comentarios