Enviar
Comida rápida, pero con firma

Chefs de renombre están abriendo locales que ofrecen “fast good” en vez de “fast food”

Melissa González
[email protected]

Comer rápido y saludable es posible, gracias a una tendencia que está creciendo en el mundo, se trata de “Fast good”.
Es un concepto que busca satisfacer a las personas que tienen poco tiempo para comer pero que no quieren sacrificar su salud ni la calidad de los alimentos.
Dado su éxito, varios chefs se han unido con diferentes proyectos, precisamente en Francia esta tendencia ha tenido un gran crecimiento con restaurantes como el Cozna Vera, del chef Marc Veyrat.
Hace poco, el reconocido chef español Ferran Adriá se unió al grupo NH Hoteles para crear un servicio de comida rápida con el que se pretende satisfacer esa doble demanda del cliente.
Su propuesta está presente en varios sitios de España y en Chile, y además anuncia que muy pronto estarán disponibles las franquicias.
Para lograr este proyecto se introdujeron en la elaboración de platos tradicionales de comida rápida ingredientes utilizados en la alta cocina.
La oferta gastronómica se distingue por cuatro características que son sencillez, originalidad, debe ser además sana y completa.
La elaboración en los procesos es artesanal; entre los platos que se promueven está la hamburguesa ecológica, hecha con carne de vaca autóctona sin aditivos preparada en el momento y cocida en su punto exacto, además de que respeta ciento por ciento el medio ambiente.
Las papas fritas se elaboran en aceite de oliva virgen extra y para las ensaladas solo se utilizan verduras orgánicas.
Bebidas naturales y batidos, así como postres, forman parte de esta oferta que se puede catalogar como rápida pero gourmet.
En Argentina la cadena “Pura Vida” cuenta con la misma filosofía; no se incluyen productos precocidos e incluso para el postre elaboran muffins vegetarianos sin ningún producto de origen animal como huevos o leche.
En cuanto a la decoración en la mayoría de los lugares que ofrecen este tipo de cocina destaca su contraposición a los locales de comida rápida.
En el caso de los restaurantes de la cadena de Adriá, llamada igual que la tendencia, “Fast good”, “priman diseño y funcionalidad. Los colores del local son desenfadados —cromatismo warhol (rosáceos y verde manzana)— y con un cierto guiño pop, atractivo para todos los públicos y que dota al establecimiento de un aire sobrio pero con diseño”, describe la página fast-good.com.
En Costa Rica una de las muestras de esta tendencia es la que ofrece la empresa F21, que incluye en su menú hamburguesas, pollo frito y pizza bajo una propuesta más saludable que la tradicional.
El menú está elaborado con recetas que incluyen pan fresco sin preservantes, cero grasas trans, comidas altas en fibra, sin azúcar y cero frituras.
Ver comentarios