Enviar

Un fenómeno actual favorece la oferta cultural. Las actividades de recreación atraen más clientes a centros comerciales. Esta estrategia de entretenimiento familiar o individual da buenos resultados a un público que puede ver vidrieras, hacer compras, comer, pero también completar la experiencia con actividades para el ocio


Comercio y cultura conviven con éxito

Un fenómeno relacionado con el desarrollo de la ciudad de San José, está impactando positivamente la cultura como fuente inagotable de entretenimiento.
Preocupados y con sobrada razón han estado desde hace bastante tiempo algunos empresarios con negocios ubicados en el casco céntrico de San José, por la expansión del comercio hacia los grandes centros de la periferia de la ciudad.
También comenzaron a sentir las consecuencias del fenómeno los lugares de entretenimiento y recreación como cines, teatros, galerías de arte, entre otros, en donde la cultura es generadora de diversión.
Mientras los establecimientos comerciales comenzaban a vender mucho en espacios con seguridad privada, con atractivas vidrieras y en general en un entorno agradable (donde además no llueve) que incluye restaurantes y cafeterías entre otros atractivos, los del centro de la ciudad comenzaban a sufrir.
Las consecuencias fueron serias y progresivas según han explicado varios de esos comerciantes, porque la falta de seguridad les impide iluminar, decorar y mostrar en sus vidrieras sus productos en horas de la noche, cuando más bien deben cerrar con cortinas metálicas sus negocios.
Ya las personas no circulan casi por el centro de la ciudad de noche porque se sienten no solo expuestos a peligros sino desmotivados por la falta de oferta para compras y ocio.
En general a quienes se ve caminar por el casco céntrico hoy es a aquellos que necesariamente deben hacerlo para tomar buses que los lleven a sus casas.
Sin embargo, el fenómeno actualmente pareciera favorecer la oferta cultural ya que las actividades de recreación atraen más clientes a centros comerciales.
Esta estrategia de entretenimiento familiar o individual, da buenos resultados a un público que sabe entonces que puede ver vidrieras, hacer compras, comer, pero también completar la experiencia con actividades para el ocio.
Es así como se ve no solo programación de conciertos, obras de teatro, exhibiciones de obras de arte o bailes, sino la aparición de modernos teatros ubicados en centros comerciales.
Si en la periferia, en los nuevos centros, se nota el interés por la cultura… ¿qué hizo que no pudiera continuar la expansión exitosa de los lugares dedicados a ella en el centro de la ciudad?
Pareciera que está claro. Este no cuenta con la misma seguridad que aquellos. Las administraciones, de nuevo, impulsaron desarrollo de oportunidad, no como corresponde a los gobiernos, que es creando planes de crecimiento y evolución integral de las ciudades.
 

Ver comentarios